Aida. La habilidad de controlar los sueños puede ayudarnos a descifrar el misterio de la conciencia

La habilidad de controlar los sueños puede ayudarnos a descifrar el misterio de la conciencia

(AGS Andrew/iStock)
Pasamos soñando alrededor de 6 años de nuestras vidas – que son 2.190 días o 52.560 horas Aunque podemos estar al tanto de las percepciones y emociones que experimentamos en nuestros sueños, no somos conscientes de la misma manera que cuando estamos despiertos. Eso explica el por qué no logramos reconocer que estamos en un sueño y frecuentemente confundimos esos extraños relatos con la realidad.

Pero algunas personas – soñadores lúcidos – tienen la habilidad de experimentar cordura durante sus sueños a través de “re-despertar” algunos aspectos de su consciencia despierta. Incluso pueden tomar el control y actuar con intención en el mundo de los sueños (como Leonardo DiCaprio en la película “Inception”). El sueño lúcido es un tema todavía poco estudiado, pero recientes avances sugieren que es un estado mixto entre la conciencia despierta y el sueño.

Encuentre también en LA GRAN ÉPOCA información sin censura sobre China
TE PUEDE INTERESAR: Falun Gong: popular y serena meditación
El sueño lucido es una de las muchas experiencias “anómalas” que pueden ocurrir cuando dormimos. Otra es la Parálisis del Sueño, en la cual se despierta aterrorizado y paralizado mientras se permanece dormido. Hay también despertares falsos, en los cuales crees que has despertado, solo para descubrir que de hecho estas soñando.

Junto con los sueños lucidos, todas esas experiencias reflejan un incremento en la consciencia subjetiva mientras se permanece dormido. Hemos realizado un estudio on-line a gran escala sobre experiencias del sueño para observar las relaciones entre esos diferentes estados de consciencia hibrida

Para descubrir más sobre las transiciones entre esos estados –y espero que de la consciencia misma- hemos realizado un estudio on-line a gran escala sobre las experiencias de los sueños observando las relaciones entre esos diferentes estados de consciencia hibrida.

El sueño lucido y el cerebro

Alrededor de la mitad de nosotros experimentará al menos un sueño lucido durante la vida. Y esto podría ser algo para mirar hacia delante porque nos permite simular escenarios deseados, desde hallar el amor de la vida, hasta ganar una batalla medieval.

Hay algunas evidencias de que el sueño lucido puede ser inducido, y ahora existen un gran número de comunidades on-line donde los usuarios comparten consejos y trucos para lograr una mayor lucidez durante sus sueños (como tener tótems de sueños, un objeto familiar del mundo despierto que pueda ayudarte a determinar si estas en un sueño, o dar vueltas en los sueños para evitar que la lucidez desaparezca).

En un reciente estudio se pidió a los participantes que informen en detalle sobre el último sueño que tuvieron estando lúcidos, y estos estuvieron (comparados a los no lucidos) caracterizados por un mayor entendimiento del hecho de que quien dormía estaba en un sueño. Los participantes que experimentaron sueños lucidos dijeron también que tuvieron mayor control sobre los pensamientos y acciones dentro del sueño, tenían la habilidad de pensar lógicamente y eran aún mejores accediendo a recuerdos reales de su vida despierta.

Soñadores lucidos eran mejores accediendo a recuerdos reales mientras estaban soñando

Otro estudio analizando la habilidad de las personas de tomar decisiones conscientes en la vida despierta, al igual que durante sueños lúcidos y no lúcidos, encontró un alto grado de coincidencia entre las habilidades volitivas de cuando estamos despiertos y de cuando estamos teniendo sueños lucidos. Sin embargo, la habilidad de planear era considerablemente peor en los sueños lucidos comparados al estado despierto.

Ciertamente los sueños lúcidos y no lúcidos se sienten subjetivamente diferentes y esto podría sugerir que ellos están asociados con diferentes patrones de actividad cerebral. Pero confirmar esto no es tan fácil como aparenta.

A los participantes se les coloca un scanner cerebral durante la noche y los investigadores tienen que descifrar cuándo está sucediendo un sueño lúcido, de modo que puedan comparar la actividad cerebral durante el sueño lucido con la de un sueño no lúcido.

Los investigadores tienen que descifrar cuándo está sucediendo un sueño lúcido de modo que puedan comparar la actividad cerebral durante el sueño lúcido con esa de un sueño no lúcido

Examinando esto, ingeniosos estudios crearon un código de comunicación, REM (Movimientos Oculares Rápidos) entre participantes soñadores lúcidos e investigadores durante el sueño, cuando el sueño típicamente sucede. Antes de irse a dormir, el participante y el investigador se ponen de acuerdo sobre un movimiento ocular específico (por ejemplo, dos movimientos izquierdos luego dos movimientos derechos) que los participantes realizan para señalar que están lúcidos.

A través de este método, los estudios encontraron que el cambio de sueño no lúcido a sueño lúcido, REM, está asociado con una actividad incrementada de las áreas frontales del cerebro. Significativamente, esas áreas están asociadas con un “mayor orden” del funcionamiento cognitivo, tales como el razonamiento lógico y comportamiento voluntario, los cuales normalmente se observan sólo durante estados despiertos.

(Kirsty Pargeter/iStock)
(Kirsty Pargeter/iStock)
El tipo de actividad cerebral observada (actividad de ondas gamma) se conoce también por permitir diferentes aspectos de nuestra experiencia – percepciones, emociones, pensamientos y recuerdos – para “enlazarlos” juntos en una consciencia integrada. Un estudio de seguimiento encontró que estimulando eléctricamente esas áreas se causaba un incremento en el grado de lucidez experimentada durante un sueño.

El sueño lúcido es un estado híbrido de la consciencia

Otro estudio especificó de manera más precisa las regiones del cerebro involucradas en los sueños lúcidos y encontró actividad incrementada en regiones tales como la corteza pre-frontal y el precuneus. Esas áreas cerebrales están asociadas con habilidades cognitivas más altas tales como el procesamiento auto-referencial y un sentido de agencia –de nuevo apoyando el entendimiento de que el sueño lúcido es un estado de la consciencia.

Abordando el problema de la consciencia

Cómo surge la conciencia en el cerebro es una de las preguntas más complejas en la neurociencia. Pero se ha sugerido que estudiando los sueños lúcidos se podría preparar el sendero para nuevos entendimientos en la neurociencia de la consciencia.

Esto es porque el sueño REM, lucido y no lúcido son dos estados en los cuales nuestra experiencia consciencia es marcadamente diferente, sin embargo, el estado total del cerebro permanece igual (estamos en un sueño REM todo el tiempo, frecuentemente soñando). A través de comparar diferencias específicas en la actividad cerebral de un sueño lúcido con uno no lúcido, podemos entonces mirar las características que pueden estar facilitando el incremento de la consciencia experimentada en el sueño lúcido.

Más aun, a través de usar las señales oculares como un marcador de cuando el que duerme está en un sueño lúcido, es posible estudiar la actividad neurobiológica a este punto para entender aún más, no sólo lo que caracteriza y mantiene la consciencia intensificada, sino cómo esta emerge en primer lugar.

Dan Denis es estudiante Ph.D de sicología en la Universidad de Sheffield en Reino Unido y Giulia Poerio es investigadora post-doctorada y colaboradora Hubbub de la Universidad de York en Reino Unido. Este artículo fue publicado previamente en

TheConversation.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *