“Cientos de Genes Vistos Volver a la Vida Dos Días Después de la Muerte” Anna Williams.

21 Junio, 2016 – del Sitio Web NewScientist
traducción de Adela Kaufmann – Versión original en ingles
www.bibliotecapleyades.net

No hay pulso, pero los genes están ocupados 
Robert Warren / Getty

El descubrimiento de que muchos genes siguen trabajando
hasta 48 horas después de la muerte
tiene implicaciones para los trasplantes de órganos,
la medicina forense y nuestra propia definición de la muerte.

 

Los genes se activan después de la muerte

Cuando un médico declara una persona muerta, una parte de su cuerpo todavía puede estar vivo y coleando – al menos por un día o dos.

Las nuevas evidencias en animales sugieren que muchos genes siguen trabajando hasta 48 horas después de que las luces se han apagado.

Este ajetreo se ha visto en ratones y peces cebra, pero hay indicios de que los genes también son activos durante algún tiempo en seres humanos fallecidos. Este descubrimiento podría tener implicaciones para la seguridad de los trasplantes de órganos, así como ayudar a los patólogos precisar el momento de la muerte, más precisamente, tal vez hasta pocos minutos del evento.

Peter Noble y Alex Pozhitkov en la Universidad de Washington, Seattle, y sus colegas investigaron la actividad de los genes en los órganos de los ratones y peces cebra inmediatamente después de la muerte.

Lo hicieron mediante la medición de la cantidad de ARN mensajero presente. Un aumento en este ARNm – que los genes utilizan para contar las células para fabricar productos tales como proteínas – indica que los genes están más activos.

El equipo de Noble mide los niveles de mRNA en peces zebra y en muestras cerebrales y del hígado de ratones a intervalos regulares hasta cuatro días después de la muerte. Luego compararon estos con los niveles de mRNA medidos en el momento de la muerte.

“Cientos de genes con diferentes funciones
se despiertan después de la muerte,
incluyendo genes del desarrollo fetal”.

Como era de esperar, los niveles generales de ARNm disminuyeron con el tiempo.

Sin embargo, el ARNm asociado con los genes del pez cebra 548 y 515 genes de ratón vieron uno o más picos de actividad después de la muerte. Esto significaba que no había suficiente energía y función celular para que algunos genes se activasen y permanecieran activos mucho después de la muerte del animal.

Estos genes hacían un ciclo a través de picos y valles en la actividad de una manera “no relajada”, a diferencia del comportamiento caótico del resto del ADN en descomposición, dice Noble.

Cientos de genes con diferentes funciones “despertaron” inmediatamente después de la muerte. Estos genes incluidos genes fetales de desarrollo que por lo general se apagan después de su nacimiento, así como los genes que han sido previamente asociados con el cáncer.

Su actividad alcanzó su punto máximo alrededor de 24 horas después de la muerte.

Podríamos vivir después de morir

Un proceso similar puede ocurrir en seres humanos.

Estudios previos han demostrado que varios genes, incluyendo aquellos involucrados en la contracción de músculo cardíaco y la cicatrización de heridas, estuvieron activos por más de 12 horas después de la muerte en seres humanos que habían muerto a causa de un traumatismo múltiple, ataque cardíaco o asfixia (Forensic Science International – Studies on RNA Integrity and Gene Expression in Human Myocardial Tissue, Pericardial Fluid and Blood, and its Postmortem Stability).

El hecho que algunos genes asociados con el cáncer se activan después de la muerte en animales, podría ser relevante para la reducción de la incidencia de cáncer en las personas que reciben trasplantes de órganos, dice Noble.

Las personas que reciben un nuevo hígado, por ejemplo, tienen más casos de cáncer después del tratamiento que lo que se puede esperar si no hubieran tenido un trasplante.

El régimen de medicamentos que tienen que tomar de por vida para suprimir su sistema inmune para que no ataque el nuevo órgano puede contribuir a esto, pero Noble dice que vale la pena investigar si los genes del cáncer activados en el hígado de donantes podrían desempeñar un papel.

Entonces, ¿por qué tantos genes despiertan después de la muerte? Es posible que muchos de los genes se activan como parte de procesos fisiológicos para ayudar a la curación o a la reanimación después de una lesión grave.

Por ejemplo, después de la muerte, algunas células podrían tener suficiente energía para poner en marcha los genes implicados en el proceso de inflamación para proteger contra el daño – tal como lo harían si el cuerpo estuviera vivo.

Como alternativa, una rápida descomposición de los genes que normalmente suprimen otros genes – como los que participan en el desarrollo embriológico – podría permitir que los genes normalmente silenciosos se activen durante un corto período de tiempo.

Para los científicos forenses, a sabiendas de cómo la actividad del gen se eleva y cae en diferentes puntos del tiempo después de la muerte es útil para trabajar a cabo cuando alguien murió.

La medición del ARNm nos permitiría concretar el tiempo transcurrido desde la muerte hasta horas y posiblemente incluso minutos, en lugar de días, ayudando a reconstruir los acontecimientos que rodearon la muerte.

Es bueno ver tales progresos realizados en esta área, dice Graham Williams, consultor en genética forense en la Universidad de Huddersfield, Reino Unido.

“Pero es requerido un trabajo sustancial antes de que esto se pueda aplicar a casos de trabajo.”

La investigación también plantea importantes cuestiones sobre nuestra definición de la muerte – normalmente aceptado como el cese de un latido del corazón, la actividad cerebral y la respiración.

Si los genes pueden estar activos hasta 48 horas después de la muerte, ¿está la persona técnicamente viva en ese momento?

“Está claro que el estudio de la muerte proporcionará nueva información sobre la biología de la vida”, dice Noble.

El Beso de la muerte
¿Qué pasa cuando morimos?

Bueno, eso depende de dónde terminamos. Un cuerpo que ha sido refrigerado y encerrado en un ataúd podría tardar décadas en descomponerse por completo.

Pero a la intemperie, el cuerpo humano puede desaparecer en pocos meses. Aquí, a pocos minutos de la muerte, el dióxido de carbono comienza a acumularse en la sangre, causando que las células se abran y arrojen enzimas que digieren los tejidos.

Al cabo de media hora, la sangre comienza a acumularse en el punto más bajo, mientras el resto del cuerpo se pone pálido. El rigor mortis entonces se establece como iones de calcio difundidos en las células provocando que los músculos se contraigan.

Tres días más tarde se produce la putrefacción cuando los microbios que viven en nuestro intestino descomponen las proteínas, creando un olor repulsivo. Ellos producen gases que hinchan el cuerpo, que después de dos semanas colapsa.

Nuestra carne es rápidamente consumida por bacterias y gusanos.

Finalmente, después de meses o años, sólo los huesos quedan – menos su colágeno – el que sucumbe a las bacterias y los hongos.

Referencias
* BioRxiv – DOI: 10.1101/058305 – Thanatotranscriptome: Genes Actively Expressed after Organismal Death
* BioRxiv – DOI: 10.1101/058370 – Accurate Predictions of Postmortem Interval Using Linear Regression Analyses of Gene Meter Expression Data

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *