¿ESCUCHAS?, ALGUIEN ESTÁ AL OTRO LADO

Nos despertamos, suena la alarma del móvil.

Parece mentira como dependemos de él, y lo peligroso que es.

Hoy en día hay una extrema dependencia al teléfono móvil. Solo hay que pensarlo: tenemos SIEMPRE uno cerca nuestra o directamente en nuestro bolsillo.

Hay casi 5.000 millones de teléfonos móviles y fijos en en el mundo. Es una cantidad considerable, sobre todo si tenemos en cuenta que hay 6.000 millones de personas. En la clase media y alta, en ocasiones se llega a tener 3, 4, 5 o incluso 6 celulares por persona.

El Pentágono y el FBI, junto con otras grandes influencias gubernamentales de EEUU usan esta técnica llamada “pinchazo ambulante” (roving bug) y los máximos responsables del Departamento de Justicia de los EE.UU. han aprobado su uso.

Así que exactamente: hoy en día es extremadamente fácil espiar mediante móviles, incluso legal.

“Esta dependencia al dispositivo y su evolución tecnológica lo colocan como el principal vector de robo de información o espionaje del siglo XXI” Afirma Adolfo Grego director de Mycros Electronics y experto en tecnología.

Empresas, a veces relacionadas directamente con equipos del gobierno  o con la masonería han empezado a desarrollar esta tecnología.

Una empresa israelí  ha desarrollado tecnología para detectar transmisiones de móviles. Netline Communications Technologies, www.netline.co.il, ha creado una especie de rastreador de teléfonos móviles que funciona desde una PDA, detectando actividad de móviles en una habitación.

Sus fundadores, Ben Te’eni y Gil Israeli, están bien informados en la materia. Su rastreador, denominado Cellular Activity Analyzer, sirve también para prevenir, desactivar o activar detonaciones de bombas a través del teléfono móvil. Netline Communication Technologies ha gastado en una prueba de estas ampliaciones tecnológicas casi tres millones de dólares. Es una cantidad lo suficientemente poderosa como para asegurar que detrás de esto hay algo muy gordo, algo que seguramente tenga más valor que 3 millones de dólares o 20 millones o incluso 1.000 millones.

Poco a poco han ido apareciendo hackers telefónicos, los llamados Phreakers. Estos, aprovechando altos conocimientos en telefonía se han dado cuenta del arma que puede suponer conocer las conversaciones diarias de miles de millones de personas y son capaces de escuchar las conversaciones y usar la técnica del roving bug. Los Phreakers son contratados a veces por empresas, para conocer los trámites o negocios de la competencia. Estos hackers no dejan pruebas, pues solo reciben la misma onda telefónica que la de su víctima. En cierto modo no es un hackeo, sino una intervención en lo privado, que no deja ningún tipo de marca.

Generalmente no decimos nada que pueda llamar la atención de altos cargos, pero si por lo que sea quieren saber más de ti, ten cuidado con lo que dices cuando hablas por teléfono, pues pueden estar escuchándote, o leyéndote, pues del mismo modo que se puede oír una llamada se puede leer un mensaje.

Esto que parece exagerado, es sin embargo tan real y cotidiano, que cuando sale al mercado algún nuevo modelo con característica especiales anti copia,  existen reacciones por parte de los países. Que no tienen acceso total garantizado, a las conversaciones de los ciudadanos.

India tendrá acceso parcial a la red de las Blackberry

Las negociaciones entre la compañía y el Gobierno indio continúan, mientras se acerca la fecha guillotina del 31 de agosto para cerrar un acuerdo definitivo que evite el apagón. India, como Emiratos Árabes, Líbano, Argelia o Arabia Saudí, piden acceso a su sistema codificado bajo el argumento de la seguridad , para prevenir acciones criminales y ataques terroristas como el de Bombay.

Según fuentes gubernamentales, sus servicios de inteligencia podrán interceptar en un primer momento datos que se transfieren a través de la aplicación de mensajería instantánea. Para final de año, ese acceso a la red sería completo. El regulador del sector de las telecomunicaciones, entre tanto, ya está comunicando a los operadores de telefonía móvil, como Tata Teleservices, que deben prepararse para “asegurar la intervención legal” de las comunicaciones de las Blackberry.

Es decir, los proveedores de estos dispositivos deben disponer para el 31 de agosto del mecanismo de interceptación necesario. Eso podría poner de nuevo en cuestión la reputación de las Blackberry, que se apoya en su potente sistema de encriptado. Pero India es uno de los mercados con mayor crecimiento en el sector de la telefonía móvil, si no el más. Y de los 41 millones de usuarios de Blackberry, entorno a un millón son clientes indios, por este motivo. ¿Pero a qué precio va abrir RIM su sistema de transmisión de datos?

Francia ya decidió hace tres años prohibir el uso del dispositivo entre sus altos cargos, porque teme que sean objeto de espionaje a través de los servidores que operan desde Canadá, Reino Unido y Estados Unidos. Otro de estos centros de gestión de datos podría funcionar en breve en Arabia Saudí, como remedio para evitar la suspensión del servicio en el país árabe.

RIM reitera que se limita a cooperar con los Gobiernos para ajustar su servicio a la regulación en vigor, y que en ningún momento está ofreciendo la llave para descifrar los mensajes codificados. Pero esos servidores se consideran como una puerta trasera al sistema por la que pueden entrar terceros. La compañía lleva perdido más de un 10% de su valor bursátil este mes.

Pero además del teléfono, todo lo que hacemos está controlado.

Tras levantarnos, miramos nuestro pc para consultar el correo.


Todo lo que hagamos con nuestro pc, queda registrado durante un año entero en nuestro proveedor de red. Además los programas como Echelon o Carnivore, se encargan de rastrear todo los mensajes que circulan por la red.

En fin salgamos a desayunar.

Nada más salir a la calle, cientos de cámaras nos registran. (Cajeros, Tráfico, Comercios, Aeropuertos, Zona monumental, metro…).

Las cámaras de seguridad se multiplican por todo el mundo

Dicen que es por nuestra seguridad, para prevenir la delincuencia…. siempre por nuestro bien.  Es la táctica favorita del club, crear un problema ( la delincuencia), y solucionarlo (cámaras), y de esa manera, somos nosotros los que casi pedimos que nos controlen.

Si nos damos cuenta. En los atentados. Al cabo de poco tenemos las imágenes de las cámaras de los terroristas.

Gracias al software de identificación de rostro se puede hacer un seguimiento de cualquier persona a lo largo de la red de cámaras, que cubren nuestras ciudades.

Bueno ya hemos desayunado en la cafetería, pago con la Tarjeta y al trabajo.

El dinero de plástico, ha sido propiciado por el club, hasta formar parte de nuestra vida diaria. No sabríamos vivir sin la tarjeta del banco.

Esas tarjetas lo saben todo de nosotros, a donde vamos, que nos gusta, nuestros hábitos….

En los próximos años, en Europa -y en todos los países industrializados-, la mayoría de ciudadanos irán cargados con numerosas tarjetas electrónicas -de crédito, de débito, de identificación…- y deberán memorizar los correspondientes códigos de seguridad. El dinero de plástico reducirá costos a los bancos y agilizará algunos servicios públicos y privados. Pero, ¿quedará protegida la intimidad de los ciudadanos?; ¿la monética (moneda electrónica) aportará algún beneficio a la mejora de la economía, de la política o del sistema judicial?.

Si nada cambia, muchos ciudadanos no dispondrán de tarjetas monetarias porque no serán solventes. Otros se resistirán a tenerlas por miedo a ser controlados. Pero, además, cualquiera podrá continuar obteniendo «billetes de banco» y los podrá usar, sin dejar ningún rastro, para realizar todo tipo de operaciones legales e ilegales (fondos reservados, tráfico de influencias, de drogas, de armas; fraude fiscal y evasión de divisas…).

El panorama europeo será de un aparente gran control y transparencia de la población, pero con un sutil fraude encubierto y sin beneficios para casi nadie, a excepción de los derivados de la reducción de costos de las empresas que apliquen la monética.

En los próximos años, sin embargo, puede darse otra situación: que cada ciudadano disponga de sólo una tarjeta personal, infalsificable, que sea la llave de una cuenta corriente en la que se anotarán los pagos y cobros electrónicos de las operaciones que haga; en la que ingresará sus rentas; a través de la que podrá cumplir automáticamente con las obligaciones fiscales…

Un sistema de tarjeta única y cuenta corriente personal puede llegar, por coherencia funcional, a imponerse. Pero, solamente este cambio, sin otras modificaciones en las instituciones políticas y judiciales, ¿qué beneficios aportará a los ciudadanos?, ¿garantizará algo más que la comodidad?, ¿comportará la pérdida de la intimidad?.

La monética se está imponiendo sin ningún debate social que pueda indicar los peligros ni las posibilidades. Por otra parte, muchos problemas actuales parecen insolubles en el marco en que están planteados. ¿Podemos intentar diseñar unas nuevas reglas de juego social que no sólo favorezcan una aplicación coherente y democrática de la monética sino que a su vez contribuyan también a la resolución de algunos de los principales problemas que sufrimos actualmente?. ¿Con una aplicación adecuada de la monética se podrían resolver estas preguntas?:

  • ¿evitar la impunidad de los poderes fácticos que actúan con dinero anónimo?.
  • ¿facilitar una ciencia económica que trabaje con datos reales y que permita analizar con rigor las causas de las crisis, los sistemas de apropiación y de redistribución?.
  • ¿garantizar la privacidad y la intimidad de los ciudadanos sin, al mismo tiempo, entorpecer la necesaria transparencia de un Estado de derecho?.
  • ¿aumentar la solidaridad social y la redistribución, asegurando unos mínimos existenciales para todos, pero simplificando y reduciendo los impuestos?.
  • ¿ayudar a descentralizar las decisiones ofreciendo al mismo tiempo una visión de conjunto del marco donde se toman y de sus repercusiones?.

Desde hace bastantes siglos se está intentando dar respuesta a estos interrogantes. Los fracasos repetidos, una y otra vez, nos han resignado a convivir con la impunidad del juego sucio y con la miseria: «siempre habrá pobres, siempre habrá juego sucio…».

Es probable que «siempre» haya personas que por muchos motivos no sepan o no puedan generar la riqueza necesaria para vivir y que «siempre» habrá personas que intenten saltarse la ley y comprar a otras personas y conciencias para conquistar o mantener poder. No estamos negando estos hechos. Se trata de intentar poner unas bases para que, en el primer caso, esto no signifique vivir en la miseria y, en el segundo caso, que estas corrupciones dejen rastro y no puedan quedar impunes. No buscar todos los medios posibles para intentar superar la miseria y el juego sucio sólo indica o incapacidad instrumental o complicidad con la perpetuación de estas realidades.

El conjunto de reflexiones y de propuestas que se expondrán intentan ofrecer elementos para romper la complicidad y el fatalismo. Si en la práctica social estas propuestas se muestran insuficientes será necesario buscar otros caminos.

Debemos tener en cuenta que el tema de la moneda como instrumento de cambio no sólo mercantil, sino también social, no surge únicamente de su posibilidad tecnológica actual -la monética- sino que va unido a la propia concepción de qué es la moneda -como veremos en los primeros capítulos- y de la hipótesis de que el tipo de moneda (anónima o personalizada, desinformativa o documentadora, escasa/abundante o equilibrada) favorece un tipo u otro de sociedad y de mercado: favorece el poder irresponsable o la libertad responsabilizada.

La tecnología puede ser usada para crear una moneda con características liberadoras o represivas. Aunque la monética no sea imprescindible para realizar un cambio de sociedad, sí que puede ser preciso encontrar un uso alternativo al actual en las sociedades complejas que lo están adoptando en sus relaciones mercantiles y sociales.

Se deben precisar con claridad las condiciones de aplicación de la monética porque se corre el peligro de que el poder quiera legitimarla como control del pueblo, sin que el pueblo controle a quien le controla.

Optar por establecer un sistema de garantías para el uso democrático y coherente de la moneda electrónica es, ciertamente arriesgado, pero necesario.

Toda nuestras transacciones, de toda nuestra vida, están contabilizadas y nunca se van a borrar.

Bueno ya estoy en el trabajo. Hoy nos hacen la revisión médica empresarial.

Las informaciones relativas, a nuestras enfermedades, a nuestro trabajo, nuestras declaraciones de Hacienda… Todos los datos informatizados, son objeto de manipulación, desviación y compra venta, ya que la información vale mucho dinero.

Un ejemplo: ¿Cuánto pagarían las aseguradoras de vida por tener los datos e informes de nuestro expediente de la seguridad social?

Otro ejemplo: ¿Cuánto pagaría un Banco por conocer las actividades financieras de sus clientes, que solicitan créditos?

Pero eso son minucias, realmente hay un interés por tener todos los datos de todos nosotros, y ya sabemos quién y por qué.

Bueno ahora que no está el jefe, voy a ver si mi amigo está conectado con el Facebook.

Resulta alarmante como se ha propiciado entre los adolescentes al principio  y en general a todo el mundo, el uso de las redes sociales, donde se invita a decir lo que piensas, en un ambiente entre amigos.

Estas redes, te conocen, saben lo que piensas, con quien te relacionas, lo que te gustaría hacer, tienen las fotos, los videos de los sucesos de tu vida….

La venta de esta información a los mejores postores con todas las posibles utilidades, han convertido a este negocio en uno de los más rentables.

Todo el mundo pugna por conseguir una red donde pescar datos.

Ninguno de los datos que subimos a las redes se destruye.

Facebook, una de las redes sociales más importantes de internet, podría estar planeando un negocio de grandes proporciones, gracias a la información que maneja sobre sus 150 millones de usuarios.
El diario británico Telegraph publicó que Facebook podría crear una de las más grandes bases de datos para estudios de mercado. Según el diario, la red social permitirá que multinacionales consulten los datos de ciertos miembros que formen parte del público objetivo de un nuevo producto, para evaluar su aprobación. Las compañías podrán hacer preguntas a miembros seleccionados en base a detalles tan íntimos como si están casados o solteros, o si son homosexuales o no, según publica el sitio iblnews.com.
Randi Zuckerberg, directora de mercados globales y hermana del fundador de Facebook, dijo recientemente en el Foro Económico de Davos que las compañías multinacionales han preguntado por el uso de los datos de los usuarios. “Tengo toneladas de personas diciendo ‘esto podría ser tan increíble para nuestros negocios’. Toma mucho tiempo hacer un focus group, y los negocios no tienen el lujo del tiempo. Pensé que les gustarían las respuestas inmediatas”.
Durante una conferencia, Facebook hizo una demostración de lo rápido que resultaría esta modalidad de encuestas online. Zuckerberg dijo que esto era beneficioso para todos, el ser vistos como una comunidad de 150 millones de usuarios, “estamos demostrando que somos una comunidad seria e intuitiva”.
Facebook ya ha vendido el nuevo sistema de encuestas, llamado “engagement ads”, a empresas como Carrer Builder y AT&T, que están probando el servicio, que se espera que se lance durante el otoño.

De vuelta a casa, el taxista me dice, que ha instalado una de esas cámaras, que los telediarios invitan a poner en los coches. Para grabar a los conductores que te acosan al volante.

Ya en casa, cuando el chico de la comida rápida que he encargado llega, me dice que no tenían lo que he pedido, pero me han elegido lo que más me gusta, según mi ficha, y con un descuento, además me insisten en que las calorías del menú son más acertadas, dado el peso que en  mi último examen médico en la empresa, de hoy se ha registrado.

Un comentario en “¿ESCUCHAS?, ALGUIEN ESTÁ AL OTRO LADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.