Aida. HAARP Otra Vez Abierto para el Negocio – Nueva Administración

 


por Ned Rozell
02 Septiembre 2015
del Sitio Web
ValdezStar

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

Desde finales de 1970, el Instituto Geofísico de la Universidad de Alaska Fairbanks ‘ha proporcionado esta columna gratuita en colaboración con la

Comunidad de investigación UAF.

Ned Rozell es un escritor de ciencia para

el Instituto Geofísico.


Foto cortesía de Todd Paris
La entrada a la estación de investigación de la atmósfera superior cerca de Gakona,

Es ahora propiedad de la Universidad de Alaska.

Estación de Investigación

Ahora operada por la UAF

Luego que los militares se inclinaron hacia fuera.

En lugar de caer en el sueño, el Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia tiene nueva vida.

A mediados de agosto, el general de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Tom Masiello estrechó la mano de UAF Brian Rogers y Bob McCoy, transfiriendo el poderoso centro de investigación de la atmósfera superior de los militares a una universidad «civil».

Usted puede haber oído de HAARP.

Las afirmaciones de ciencia-ficción del caribú caminando hacia atrás, control mental humano y la capacidad de HAARP para cambiar el clima han puesto en los investigadores una mueca de dolor. Es difícil describir un instrumento complicado que envía energía invisible a una zona de nadie puede ver.

HAARP es un grupo de transmisores de radio de alta frecuencia accionados por cuatro generadores diesel de remolque y uno de una locomotora. Los transmisores envían un haz enfocado de energía de ondas de radio a la zona de las auroras.

Allí, esa energía puede estimular una mota de la conexión eléctrica del sol a la Tierra alrededor de 100 millas por encima de nuestras cabezas.

  • ¿Por qué los altos mandos universitarios pivotearon para abrir la puerta de atrás para los teóricos de la conspiración?
  • ¿Por qué no dejar que HAARP se vaya tranquilamente de vuelta a los bosques boreales?

«Aunque es esotérico y difícil de entender, es lo mejor», dijo Bob McCoy, director del Instituto Geofísico de la UAF, que ahora tiene las llaves del complejo, ubicado a la salida en la milla 11.3 de la carretera Tok Cutoff.

La instalación es la mejor herramienta para estudiar una región por encima de la Tierra de la cual sabemos y conocemos muy poco, dijo McCoy.

De los tres de estos calentadores ionosféricos en el mundo, en,

  • Noruega
  • Rusia
  • pronto-a-ser en Puerto Rico,

… HAARP (en Alaska) es el «más potente y ágil de los tres», según Craig Heinselman, director de la instalación en Noruega.

En una entrevista en su oficina en el campus de la UAF, McCoy dijo que en reuniones con otros de la comunidad de física espacial lo convenció que valía la pena salvar a HAARP.

Durante un taller de 2013 con potenciales usuarios que estudian la concha de plasma ionizado que recubre el planeta desde 40 a 600 millas sobre nuestras cabezas, los investigadores dijeron que usarían HAARP si la universidad se hacía cargo.

«(Con HAARP), ahora es posible llevar a cabo experimentos controlados, frente simplemente a observar y esperar a que el sol para perturbe el espacio y tratar de aprender de estudiar su respuesta», dijo Herbert Carlson de la Universidad Estatal de Utah durante el taller.

¿Qué habría que ganar de perturbar el espacio?

La ionosfera lleva las señales satelitales y de radio que son perturbadas durante las tormentas solares.

«Con el calor, podemos crear una perturbación y ver lo rápido que se disipa», dijo Bill Bristow, un físico del espacio y el hombre clave del Instituto de Geofísica de HAARP.

«Podemos generar irregularidades para probar los efectos en vía satélite a sistemas de radio de la tierra. No tenemos que esperar a que la madre naturaleza genere las condiciones.»

Desde su inauguración en 2003 con la financiación que Ted Stevens ayudó a asegurar, HAARP acogió a muchos científicos haciendo investigación aplicada para los militares.

Uno de estos estudios estaba usando el conjunto de antenas para calentar una parte de la ionosfera que a su vez actuaba como una antena de baja frecuencia que puede enviar una señal de penetración del océano a un submarino.

Esa señal podría decirle a un capitán de submarino que salga a la superficie con el fin de recibir las comunicaciones de radio convencionales.

«Los militares tenían objetivos específicos, ahora podemos hacer más ciencia básica», dijo Bristow. «Nos ayudará con el modelado de la ionosfera / termosfera en general, como una forma de hacer iones y neutrones acoplarse en la atmósfera superior»

HAARP ya está abierto, pero los transmisores han estado fríos desde la primavera de 2014.

Con la transferencia de los militares a la universidad, Bill Bristow y McCoy están buscando clientes – científicos financiados para viajar a Alaska central en campañas de dos semanas en las que disparan los transmisores durante 10 horas cada día.

No hay clientes todavía. Pero McCoy y Bristow confían en que serán capaces de pagar un préstamo de $ 2 millones de la oficina estatal Universidad de Alaska.

Ese dinero está ahora manteniendo las luces encendidas en HAARP y financiando otros gastos de operación.


Foto cortesía de Todd París
El complejo laberinto de antenas

y otros equipos complejos utilizados por los investigadores de HAARP.
 

Bristow dijo que el peor de los casos es que pocos o ningún investigador de un paso al frente y se vean obligados a vender los instrumentos HAARP para recuperar el costo del préstamo.

El mejor de los casos: los científicos lo usan, que una entidad nacional patrocine el costo de operar HAARP (como la NASA hace por el Instituto de Investigación Poker Flat IRange) y,

«corremos como un centro de investigación de forma indefinida».

El reloj no se detiene para pagar el préstamo, dijo McCoy.

«Tengo tres años para encontrar clientes», dijo. «Estamos pegando nuestros cuellos aquí, pero es lo mejor del mundo y alguien gastó $ 300 millones para construirlo.»

Biblioteca Pleyades 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.