El espejo, de John Aske

Espejo, ca.  1680-1700, alemán, Danzig (Gdansk).  Pino teñido de oscuro;  Reemplazo de vidrio de espejo.  © Museo Metropolitano de Arte

» data-image-caption=»» data-medium-file=»https://buddhismnow.files.wordpress.com/2021/11/mirror.jpg?w=273″ data-large-file=»https://buddhismnow.files.wordpress.com/2021/11/mirror.jpg?w=700″>Hay una historia del gran escritor portugués, Eça de Queiróz, titulada El espejo (O Espelho), sobre un joven soldado que llega a casa en su primera salida. Su madre le da la mejor habitación que tiene un gran espejo. Durante los primeros días, continúa vistiendo su uniforme y, al pasar frente al espejo, ve al elegante joven con su elegante uniforme nuevo, reflejado en él. Luego se quita el uniforme y se pone su ropa vieja. Pero ahora, al pasar frente al espejo, la imagen no es tan nítida, no tan fina, y a medida que pasan los días, se vuelve cada vez más tenue y comienza a alarmarse.

A medida que crecemos, también lo hacen nuestras esperanzas y sueños, y comenzamos a buscar formas de cumplirlos. Pero un sueño es una frágil balsa sobre la que construir nuestra vida; ¿Y si el sueño se ve amenazado o cambiado? Todos nuestros sueños provienen de alguna manera de experiencias pasadas, esperanzas, éxitos y fracasos, y todos los sueños comparten la misma frágil cualidad. No son lo que somos ni lo que somos; están cambiando los colores de la caja de pinturas de nuestras vidas, y nosotros somos el lienzo sobre el que aparece la imagen.

El entorno en el que nos encontramos influye mucho en esto, y los campos y los bosques producen en nosotros un efecto completamente diferente, con su imprevisibilidad y constante cambio, al de una ciudad, con sus sonidos y edificios familiares. En el país nos enfrentamos a otro mundo rico, cuyos colores fluyen y cambian con los días y las horas, y cuya paleta es inagotable. Para algunas personas, esto es perturbador, porque en algunos aspectos es tan constante y en otros, tan cambiante. Estamos aislados de la mayoría de estos cambios en una ciudad, incluso en una ciudad pequeña como en la que vivo. Pero esto nos da un espacio en el que podemos permitir que otro mundo, uno real, ocupe nuestras mentes y sentidos. Para mí, como chico de campo, lo experimento como un sentido de pertenencia, aunque sé que otros no, ya que la mayoría de nosotros nos aferramos a lo familiar. Continuamos construyendo imágenes de nosotros mismos que se ajustan al mundo en el que vivimos, durante toda nuestra vida. Pero el mundo en el que vivimos no se queda quieto y tenemos que seguir acomodándonos a las cosas que nos suceden ya nuestro alrededor.

A medida que crecemos y cambiamos, nuestra ropa vieja se desgasta o ya no nos queda, y tenemos que buscar y elegir una nueva. No se trata solo de la ropa y de la persona que se está cambiando, sino de todo el mundo que nos rodea, momento a momento. Nada permanece quieto, nada permanece igual. Y para confundir las cosas aún más, como dijo Robert Frost hace cien años: «La mayor parte del cambio que creemos ver en la vida se debe a que las verdades están a favor y en contra». Esto nunca fue más cierto que en el momento actual.

Gato en la puerta, de Tessa MacDermotPero no solo desarrollamos una imagen de cómo somos, sino de cómo nos gustaría ser. Las niñas a menudo sueñan con convertirse en princesas y quizás casarse con un príncipe. Recuerdo una maravillosa producción de la BBC de La Bella y la Bestia donde Bella besó a la Bestia y él se convirtió en un príncipe apuesto, pero de alguna manera ya no era tan emocionante y ella estaba claramente decepcionada. Recuerdo que me divirtió este pequeño toque humano.

¡Cuánto de nuestra vida está regida por nuestros sueños, cómo nos presentamos y cómo nos ven los demás! Como Robbie Burns dijo tan sabiamente: «¿Nos guiaría el regalo para vernos a nosotros mismos como los demás nos ven?».

Cuando el joven de la historia regresa con su familia, ven a un excelente joven soldado con un excelente uniforme nuevo, y él también lo ve en el espejo. Pero luego la ropa cambia y el hombre parece cambiarse con ella. ¿Qué imagen es la verdadera o alguna de ellas?

Entonces, ¿qué hacemos si, como el joven soldado, ya no parecemos ser esa presencia brillante que quizás creemos que realmente somos? O tenemos que reconstruir de alguna manera la estructura de lo que pensábamos que éramos, o hacer algo completamente diferente. Una vez, después de ser víctima de una guerra familiar que me afectó desastrosamente, soñé con una estatua grande y destrozada tirada en el suelo (me di cuenta de que era yo) y luego vi una pequeña figura que salía de debajo: el superviviente, también yo, pero muy reducido de tamaño. Lo que necesitaba en ese momento era una buena amiga como Dorothy en el Mago de Oz, que pudiera darme un corazón nuevo, como lo hizo con el Hombre de Hojalata, y coraje, que ayudó al tímido León a encontrar. En algún momento de nuestras vidas, todos necesitamos una Dorothy.

Sobre uno de los grandes templos griegos está escrito: ‘Gnothi seauton’, ‘Conócete a ti mismo’, tal como el Buda nos aconsejó. Porque este yo, esta conciencia tranquila, no depende de nuestra cuenta bancaria o de nuestros poderes mundanos, sino que es la conciencia de nuestra naturaleza real, que no depende de la presencia o ausencia de cosas y poderes, y como dijo el poeta Kabir: ‘tiene su propia música interior maravillosa’.

En cuanto al joven de la historia de Eça, va al armario, saca el uniforme y se lo vuelve a poner. Y ahí está el joven y brillante soldado de nuevo. ¡Qué maravilloso si fuera tan fácil!

The Mirror, by John Aske

1 comentario en “El espejo, de John Aske

  1. Pues no sé, a mi me parece que el soldado vive engañado con la imagen que proyecta con su uniforme ( ya el hecho de ser » uniforme » resta bastante personalidad ) y huye y enmascara su ser real que es el que proyecta el espejo cuando se despoja de la máscara social ( el uniforme ).

    Tal vez lo que hace el espejo es mostrarle quién es en realidad, desprovisto del disfraz social con el que se viste. Y ésa realidad le asusta y le hace huir en busca de la confortable e ilusoria falacia del uniforme.

    Será que lo he entendido de otra forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.