Archivo de la categoría: CONSCIENCIA-FILOSOFÍA

Vive según tus propios valores

Fuente: “El poder de confiar en ti” de Curro Cañete .

Los valores personales son el motor que nos impulsa a hacer lo que hacemos. Son las cosas que realmente nos mueven, nos importan, nos interesan. Vienen a ser nuestras verdaderas prioridades. En cada acto de tu vida se esconde un valor.

Conocer los propios valores es esencial para entenderse a sí mismo y a los demás. Una vez que entendemos que cada persona tiene los suyos, nos resulta más fácil comprenderla.

Tus hábitos son los que definen tus valores actuales. Tus valores tiran de ti y consumen tu tiempo. Cuando un valor te beneficia es genial mantenerlo, pero, cuando te perjudica, te conviene cambiarlo. Por ejemplo: si estás todo el día jugando a la videoconsola, incluso por encima de tu pareja, lo reconozcas o no, ese es uno de tus valores. Los valores pueden cambiar si te lo propones. Si quieres que esto deje de ser así, debes proponértelo de forma consciente. Coloca a tu pareja por encima de la videoconsola en tu lista de valores y actúa de modo que llegue a estarlo realmente (por ejemplo, dedicándole más tiempo). Hemos de fijar acciones concretas que respalden a los valores que quieres en tu vida.

Tus valores también son actividades que te atraen, que quieres que estén en tu vida. Sin embargo, en ocasiones, hacemos actividades que no nos gustan porque detrás de ellas se esconden valores como “el qué dirán”, el sacrificio o el compromiso.

Los valores fundamentales, los que dan sentido a tu vida, están relacionados con tu ser, con tu esencia y tu felicidad. Conviene que los tengas muy en cuenta para no alejarte demasiado de ellos. Para una persona pueden ser la paz interior y la familia; para otra, viajar y su carrera artística; para una tercera, la salud, los hijos y la naturaleza, etc.

Los valores fundamentales suelen permanecer, pero también pueden cambiar en diferentes etapas de la vida. Cuando los tienes presentes y vives conforme a ellos y los expresas, sientes plenitud. Si tu vida no está alineada con tus valores, pierdes la armonía.

Los valores temporales son aquellos a los que, por algún motivo, interesa darles prioridad en un momento determinado, aunque no sean importantes para ti. Quizá ahora tienen preferencia porque te ayudan a conseguir algo que te permitirá, más adelante, estar en armonía con tus valores fundamentales. Por ejemplo: un opositor que está estudiando muy duro para obtener una plaza debería colocar “estudiar” como uno de sus más altos valores temporales, para que su mente se mantenga enfocada en ese objetivo.

Es conveniente hacer una lista, por orden de importancia, con los siete valores fundamentales que quieres que presidan tu vida, con los que puedas crear la vida que quieres, los que inspiran tu yo más profundo. Esos son los valores que necesitas cultivar y trabajar hasta que sean una realidad para ti.

Haz otra lista con tus siete valores temporales, es decir, aquellos que te interesan para conseguir lo que te hayas propuesto en este momento de tu vida. Por ejemplo: si quieres ponerte en forma, pon en un puesto alto “ejercicio físico”, pues será un valor a tener muy en cuenta para poder integrar ese hábito.

Tal vez los valores de esta segunda lista, no sean tan importante como los anteriores, pero sí lo son en este momento y, de hecho, son los que te pueden llevar a hacer realidad esos otros valores más profundos.

Ambas listas de valores, y su orden en tu lista vital, deben ser el resultado de una elección consciente. Ten siempre presente tus valores para que tomes decisiones coherentes con ellos, así estarás caminado hacia la vida que quieres y no en dirección contraria. Cuando dudes entre tomar una decisión u otra, solo tienes que consultar estas listas y ver cuál de las dos opciones está en consonancia con tus valores más altos. Si, por ejemplo, unos de tus valores principales son “ayudar” y la “generosidad”, cada vez que ayudas a alguien, eres amable, escuchas a quien necesita desahogarse…, es decir, actúas en coherencia con esos valores, te será más fácil hacerlo e integrarás esos valores en tu vida.

https://siyocambiotodocambia.blogspot.com/2020/01/vive-segun-tus-propios-valores.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+blogspot/JfXh+(Si+yo+cambio,+todo+cambia)

La plenitud del vacío

por Rafael RedondoExtracto de: el esplendor de la nada
La plenitud del vacío

La Ciencia moderna nos brinda la ocasión de caer en la cuenta de que formamos una indisoluble unidad con lo inanimado; que la frontera que separa la vida de la no-vida es una arbitrariedad. El soplo de la Vida es el aliento de la creación.

Los descubrimientos científicos aclaran cada vez más esa conciencia, tan extendida en la Física Cuántica, de nuestra unidad con todo el cosmos.

Seguir leyendo La plenitud del vacío

La alquimia de la compasión: así es como ser compasivo transforma la mente y la vida

La alquimia de la compasión: así es como ser compasivo transforma la mente  y la vidaEl nirvana se obtiene al darlo todo.

Shantideva

Se ha dicho que el budismo es una religión de la sabiduría, y esta aseveración no está equivocada. Pero el budismo es múltiple y una de sus manifestaciones más importantes, el mahayana, se basa no sólo en la sabiduría y en los procesos mentales introspectivos sino en la compasión. La compasión es entendida como el método por excelencia para desarrollar un desapego a la identidad personal y generar el mérito necesario para alcanzar la sabiduría que libera del sufrimiento. Más aún, la compasión llega a ser entendida como una energía que existe en el universo y su accionar en el individuo como una resonancia con esa energía, con esa realidad fundamental que carece de un sí mismo. Se dice que la compasión es la energía de la vacuidad (y la vacuidad es identificada con la sabiduría). En otras palabras, la compasión es la actividad natural de la sabiduría. Compasión y sabiduría son las dos alas del ave que vuela hacia la realidad última. Sin duda, podemos decir que el budismo es también una religión de la compasión. Seguir leyendo La alquimia de la compasión: así es como ser compasivo transforma la mente y la vida

ANANDAMAYÍ SU VIDA, SU SABIDURÍA

Anandamayí - Su vida, su sabiduría

Descripción:

«En todo el universo, en todos los estados del ser, en todas las formas; Él es. Todos los nombres son Sus nombres; todas las formas, Sus formas; todas las cualidades y todos los modos de existencia son verdaderamente Suyos».

ANANDAMAYÍ (1896-1982) es una de las figuras más eminentes de la espiritualidad india moderna. Nació en una pobre pero prestigiosa familia de brahmanes de una aldea de Bengala, hoy en Bangla Desh. Con poca educación y casada joven como las mujeres de su condición, su evidente alto estado espiritual hizo que su mismo marido se convirtiera en su discípulo y que en torno a ella se congregara un círculo creciente de devotos. A lo largo de cincuenta años Anandamayí Ma (la «Madre llena de felicidad») viajó incansablemente por toda la India encontrándose con millones de personas. Su visión espiritual, que ella sostenía que poseía desde su nacimiento («Soy siempre la misma»), la hizo ser reconocida por las mayores figuras religiosas del país como una encarnación de la sabiduría; aunque era casi analfabeta, grandes eruditos acudían a consultarle problemas filosóficos. Seguir leyendo ANANDAMAYÍ SU VIDA, SU SABIDURÍA

Evita la peste (y la pandemia) con los consejos de este filósofo del Renacimiento

Marsilio Ficino, a veces apodado «el Platón florentino», fue uno de los grandes intelectuales del Renacimiento. Aunque es menos conocido que otras grandes figuras de la época, su influencia es comparable con la de cualquiera. Ficino fue responsable de traducir la obra de Platón y otros filósofos griegos, además de traducir importantes textos de magia y hermetismo, muchos de los cuales fueron esenciales para la recuperación de las fuentes griegas, a su vez fundamentales para todo el periodo renacentista en todas sus expresiones. Además, Ficino fue tutor y consejero de la familia Medici, y su pensamiento influyó en artistas de la talla de Sandro Botticelli, entre varios otros. Ficino fue un hombre «renacentista» en toda la expresión del término: se dedicó a la filosofía, la medicina, la teología, la magia y la astrología. Es quizá debido a la importancia que le dio a estas últimas dos que su nombre no figura comúnmente en las listas de los intelectuales del Renacimiento, pero su obra ciertamente no es menor que la de su pupilo Pico della Mirandola o que la del prominente cosmólogo y también mago Giordano Bruno.

Seguir leyendo Evita la peste (y la pandemia) con los consejos de este filósofo del Renacimiento

Manejar el estrés en tiempos de crisis: los tres conceptos japoneses

¿Estás pasando una época de estrés? Dentro de la filosofía japonesa hay tres perspectivas que nos pueden permitir sobrellevar mejor esta época de cambios e incertidumbre. Son evocadoras y nos invitan a una profunda reflexión…

Manejar el estrés en tiempos de crisis es una necesidad para responder con éxito a buena parte de las demandas actuales. Cambios, incertidumbres, nuevos desafíos, preocupaciones, miedos… Son muchas las dinámicas personales y existenciales que se arremolinan a nuestro alrededor, colocándonos de pronto en situaciones nuevas que jamás habíamos previsto. Sin embargo, la filosofía japonesa esconde valiosas enseñanzas respecto a este tipo de contextos.

Seguir leyendo Manejar el estrés en tiempos de crisis: los tres conceptos japoneses

Carta de amor a la vida

por Benjamín Pérez FrancoCarta de amor a la vida
La corde sensible. 1960. René Magritte

Veo, arrobado, a mi alrededor, un continuo fluir rebosante de maravillosa vida, que se desborda por laderas de montañas, solo en apariencia inertes, y por los cuerpos de plantas, animales y personas.

No puedo hacer otra cosa que rendirme asombrado ante esta vida tan plena que a sí misma se vive y se respira. Una vida que da su vida a la misma vida y, a su vez, de ella misma se la toma. Una vida tan autosuficiente que hasta la sensación de insuficiencia queda contenida en ella.

Seguir leyendo Carta de amor a la vida

La conciencia corporal: ¿somos conscientes de nuestro cuerpo?

Es común que no seamos conscientes de nuestro cuerpo y mucho de lo que implica. Sin embargo intentar estarlo nos permitirá hacernos más responsables de nosotros mismos.

Entendida principalmente como los movimientos y gestualidades (además de las cadencias y tonalidades que se imprimen sobre el discurso), la comunicación paraverbal está conformada no solo por los movimientos del cuerpo más notorios a la vista, sino por una serie de micromovimientos que son casi imperceptibles para la conciencia corporal.

Un ejercicio simple que muestra tales sutilezas, se observa cuando dos personas caminan en un mismo carril en direcciones contrarias y se cruzan. Existe una percepción aguda y superior que lleva a captar esos micromovimientos que indican que una debe desviarse hacia un costado y la otra persona hacia el otro, para no colisionarse. Si alguna de ellas titubea en el movimiento de la elección del flanco, puede que choquen.

Seguir leyendo La conciencia corporal: ¿somos conscientes de nuestro cuerpo?

Somos insignificantes y de importancia suma

por Marià Corbícetr, 16 de septiembre de 2016

Nuestra existencia no tiene importancia ninguna. Somos insignificantes. Frágiles formas de existir que hoy son y mañana desaparecen.

Nuestro nacimiento fue insignificante para la inmensidad de los mundos y nuestra muerte no significará nada para esa misma inmensidad de mundos.

Seguir leyendo Somos insignificantes y de importancia suma

Una ausencia extraordinaria

Por Jeff Foster Extractos de: una ausencia muy presente

Jeff Foster

El Corazón de la No dualidad

En la liberación, el corazón y la mente no se experimentan como cosas separadas. Es por esto por lo que la no-dualidad parece tan pesada, tan conceptual y tan intelectual. ¡Demasiados conceptos de nada, ausencia y presencia! Esto sólo tiene que ver con el amor. El amor es la unión entre el corazón y la mente.

La no-dualidad no tiene nada que ver con desidentificarse del mundo, fundirse con la nada y testimoniarlo todo. ¡No tiene nada que ver con sentarse, en la cima de una montaña, a contemplar el mundo, compadeciéndose de esos pobres mortales que todavía no están tan despiertos como tú, compadeciéndose de esas pobres almas que todavía tienen ego! No, el amor es el mundo y, en consecuencia, no puede alejarse un ápice de él. El corazón de la presencia irradia amor.

Seguir leyendo Una ausencia extraordinaria