CATASTROFISMO CLIMÁTICO: SI EL CO2 FUESE EL ÚNICO CAUSANTE…

En realidad es muy sencillo: si el dióxido de carbono fuera un problema, la política energética más sensata no sería encarecer al máximo la electricidad, sino abaratarla al máximo.

¿Por qué? Para que los coches eléctricos y las bombas de calor se extiendan lo más rápidamente posible y sustituyan a los motores de combustión y a las calefacciones de gas y petróleo. Y para que las empresas desarrollen lo antes posible sistemas de almacenamiento de energía más ecológicos, baratos, ligeros y pequeños para inmuebles y vehículos, cuya demanda sería entonces tan alta que las inversiones en investigación y desarrollo merecerían la pena.

Por supuesto, esto sólo tendría sentido si no sólo el consumo de energía sino también su producción no liberaran dióxido de carbono.

Sólo por diversión, imagine lo estúpido que sería que la gente condujera coches eléctricos, pero la electricidad se produjera quemando petróleo, gas y carbón. El dióxido de carbono sería un gran problema. Y no serviría de nada que los coches no expulsaran dióxido de carbono por sus tubos de escape, sino por las chimeneas de las centrales eléctricas. Sería de risa.

NO, A LOS IDEÓLOGOS DEL CLIMA NO LES PREOCUPA LA TEMPERATURA ATMOSFÉRICA NI LA NATURALEZA. LO QUE REALMENTE LES PREOCUPA ES LA RECONSTRUCCIÓN SOCIALISTA DE LA SOCIEDAD, LA LUCHA CONTRA LA ECONOMÍA DE MERCADO Y LA PROPIEDAD PRIVADA, EL ESTABLECIMIENTO DE SOCIEDADES COERCITIVAS TOTALITARIAS

O si la gente pudiera almacenar electricidad en sus coches y casas, pero sólo en baterías que contienen sustancias tóxicas y materias primas tan escasas que sólo podrían fabricarse muy pocas baterías. Y también demasiado caras. Además, las baterías serían muy inflamables y difíciles de extinguir. Y cuando se queman, emiten sustancias terriblemente tóxicas al medio ambiente. Nadie compraría coches con esas baterías sin subvenciones considerables.

No, si el dióxido de carbono fuera un problema, entonces los gobiernos y los parlamentos tendrían que establecer las condiciones marco para que la electricidad fuera lo más barata posible y estuviera disponible en todas partes.

¿Qué habría que hacer? Es muy sencillo: si el dióxido de carbono fuera un problema, los Estados suprimirían todos los impuestos y gravámenes sobre la electricidad e introducirían una economía de libre mercado en la producción de electricidad. Con total libertad de tecnología, por supuesto: si el dióxido de carbono fuera un problema, entonces daría igual qué tecnología utilizara una empresa para producir electricidad, sólo tendría que ser una tecnología que no emitiera dióxido de carbono y que, por supuesto, también fuera segura para los seres humanos y la naturaleza.

El Estado se mantendría al margen de la elección y adquisición de materias primas para la producción de energía, porque las empresas pueden hacerlo mejor que el Estado, que ya tiene bastantes problemas con la administración de, por ejemplo, los fondos de la Seguridad Social. El gobierno se encargaría de desmantelar todas las restricciones al comercio internacional, porque la electricidad tiene que ser lo más barata posible. ¿Por qué? Recuerde:  el dióxido de carbono es un problema.

En la actualidad, por tanto, las empresas productoras de electricidad probablemente construirían y explotarían centrales nucleares. Dado que el Estado paralizante sacaría sus dedos del pastel, las empresas podrían confiar en la última generación de centrales nucleares, en la actualidad quizá reactores de sal de torio con material fisible reutilizable y sin residuos nucleares que irradian con fuerza y durante mucho tiempo. Pero quién sabe, mañana otra tecnología podría ser más adecuada.

Aparte de la prohibición de liberar dióxido de carbono, el único marco que habría que establecer sería: nada de depósitos definitivos para material altamente radiactivo o tóxico. A continuación, las empresas explotadoras reciclarían y procesarían el combustible y lo almacenarían temporalmente hasta que la radiación hubiera decaído hasta tal punto que se correspondiera con la radiación natural de los materiales básicos.

Si España tuviera una política energética de este tipo, se aseguraría muy rápidamente de que se crearan grupos de investigación sobre energía nuclear y de que se desarrollaran y construyeran las centrales nucleares más modernas del mundo.

Como ya he dicho, todo esto ocurriría si el dióxido de carbono fuera un problema.

Toda la propaganda en torno a la catástrofe climática, todo el activismo generado y patrocinado artificialmente, toda la manipulación de la opinión son más bien pruebas de que, en realidad, el dióxido de carbono no es un problema en absoluto, sino que se está convirtiendo activamente en un problema a un gran coste.

La verdad es que toda la alarma climática no tiene que ver con la naturaleza y sus procesos, sino con la sociedad, la política y la ideología. El calentamiento o enfriamiento de la atmósfera cercana a la superficie en unos pocos grados es un proceso multifactorial bastante normal en la historia de la Tierra y al que los seres humanos y la naturaleza se han ido adaptando continuamente  al que, por supuesto, seguirán adaptándose en el futuro.

No, no tiene nada que ver con la naturaleza. En realidad, al movimiento climático no le importa la naturaleza. De lo contrario, eliminarían los residuos plásticos de los océanos, como el empresario holandés Boyan Slat. O se opondrían a represar los últimos arroyos alpinos apenas tocados, como el Club Alpino. O lucharían contra las plantas eólicas trituradoras de aves y los desiertos de parques solares, como los cada vez más numerosos movimientos ciudadanos en toda Europa.

No, a los ideólogos del clima no les preocupa la temperatura atmosférica ni la naturaleza. Lo que realmente les preocupa es la reconstrucción socialista de la sociedad, la lucha contra la economía de mercado y la propiedad privada, el establecimiento de sociedades coercitivas totalitarias con un control total de la población por parte de una pequeña clase dirigente. Es una guerra contra la libertad individual.

Los enemigos de la libertad rojos y marrones ayer, son hoy verdes – aunque el verdadero color es negro como la muerte: porque se trata de la destrucción del individualismo, de la economía, de la ciudadanía, se trata del control total, del poder desenfrenado y del cruel dominio colectivista. Otra vez.

Mire la historia y tómese en serio lo que ve allí: Los socialistas caminan sobre cadáveres. Siempre ha sido así, la historia cuenta muchos, demasiados millones de muertos a cuenta de los socialistas de todos los colores y variedades.

La humanidad no necesita salvar el clima. El dióxido de carbono no es nuestro mayor problema. De todos modos, en el futuro hará a veces más calor y a veces más frío que ahora. Por encima de todo, los seres humanos no necesitamos la pobreza. Por el contrario, necesitamos más prosperidad para todos con el fin de alimentar a una población mundial estabilizada en torno a los diez mil millones de personas a finales de siglo y manejar con cuidado el entorno natural.

La pequeña minoría radical de catastrofistas climáticos puede tener su sociedad totalitaria por lo que a mí respecta, pero no tienen por qué tomar como rehén a la parte razonable de la población por ello. Creo que los activistas climáticos y los políticos y periodistas que los azuzan podrían construir una sociedad ideal de gente buena en un territorio que corresponda a su cuota de población: tal vez una república climática comunista de los Monegros. Y allí pueden pagarse unos a otros una renta básica incondicional con dinero recién impreso, introducir un sistema de crédito social orientado al clima, seguirse y controlarse unos a otros hasta el retrete, elevar la cuota estatal al 100% y entrar en bloqueo permanente. Y una televisión obligatoria que no se puede apagar. Y brazalete de capitán obligatorio para todos. Y fronteras abiertas para todos los refugiados climáticos del mundo, a los que primero se les permite elegir su género y pronombre a su llegada. Y con impuestos y gravámenes del 500% para la electricidad más cara del mundo, que sólo está disponible si sopla el viento y cuando luce el sol.

Mientras tanto, las personas sensatas del resto del país empiezan de cero y celebran la supresión de los impuestos y gravámenes sobre la energía. Porque una energía barata y disponible es la base de la prosperidad para todos. Con o sin dióxido de carbono.

Foto: Markus Spiske.

https://disidentia.com/catastrofismo-climatico-si-el-co2-fuese-el-unico-causante/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.