Shivaratri: la noche de Shiva, el danzante cósmico y asceta erótico

Esta luna nueva del 21 de febrero se celebra la noche de Shiva, una de las principales deidades de hinduismo y probablemente el dios más venerado en India y en Nepal (aunque esto es algo sumamente difícil de determinar). Shivaratri es la noche dedicada a venerar o hacer puja a Shiva con el fin de congraciarse con la divinidad suprema. Existen diversas versiones sobre por qué se celebra esta fecha, unas sugieren que se conmemora el episodio salvífico del Batido del Océano de Leche, una historia cosmogónica en la que los devas logran vencer a los asuras y obtienen el néctar de la inmortalidad. Shiva habría tenido el papel crucial al ser el único capaz de absorber el veneno halahala que primero secretó el océano primordial, sin que esto le causara la muerte. El veneno halahala simboliza la toxicidad y las aflicciones propias del samsara, los cuales Shiva transmuta a través del poder ascético.

Otras versiones sostienen que se celebra la danza cósmica de Shiva, en su manifestación de Nataraja. Se habla de que Shiva crea y destruye el universo, con la danza, ya sea  ananda tandava o rudra tandava. Shiva junto con su consorte Parvati (o Shakti) es la fuerza creadora y destructora, el fuego del deseo y la sublimación del mismo. Se dice también que Shivaratri es la noche que celebra su unión -la cual, por lo demás, para los yogis ocurre a cada instante, en cada acto físico y menta-l. De cualquier manera Shiva siempre está relacionado con el poder y la energía, por lo cual es también, en sus diferentes manifestaciones, como Bhairava o Mahakala, la gran deidad tántrica. Shivaratri además estás asociado al cambio de estación y la llegada de la primavera y las renovación de la naturaleza. 

La festividad generalmente consta de diversas pujas o ceremonias y prácticas de adoración personal que suelen consistir en cantar el nombre de la deidad, adorar su imagen, hacer ayunos y ofrecer flores, incienso, alimentos, etc., y en el caso de esta noche cosas como mantener la vigilia o entrar en estados extáticos a través de la danza o fumando marihuana o comiendo bhang  (una forma comestible de cannabis). Tradicionalmente la cannabis ha sido asociada con Shiva y con sus más ardientes seguidores, los sadhus, quienes suelen renunciar al mundo y andar desnudos o semidesnudos (cubiertos de cenizas), llevando el fuego sacrificial internamente -y en ocasiones externamente -con ellos a todos lados (además de que suelen llevar con ellos también serpientes). 

Muchos devotos visitan este día y particularmente en la noches templos, particularmente los famosos «jyotirlinga», los templos que guardan las reliquias abstractas de los Shiva-lingams (los cuales erróneamente se han asociado con falos, pues el lingam es sólo una referencia a un poder absoluto abstracto y no a la fuerza creativa en su forma concreta) Especialmente populares son el templo de Kashi Visvanat (el templo de Shiva como señor del universo) en  Varanasi  o el templo de Pashupati en Katmandú, en el cual se vive una noche de intensas manifestaciones que semejan una especie de rave religioso. Curiosamente hasta hace poco en Nepal el estado mismo proveía de marihuana a los sadhus que llegaban al templo, esto debido a que durante la monarquía, los reyes reinaban bajo el auspicio de Pashupati. 

 

Om Nama Shivaya.

https://pijamasurf.com/2020/02/shivaratri_la_noche_de_shiva_el_danzante_cosmico_y_asceta_erotico/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.