Meditaciones guiadas del lamrim 5º

Bhikshuni Thubten Chodron

La mente y el renacimiento

No somos individuos aislados e independientes, sino parte de una continuidad. A pesar de que no somos seres estáticos, hemos existido en el pasado y seguiremos existiendo en el futuro.

  1. ¿Eres la misma persona que alguna vez fue un bebé y que será un anciano, o estás cambiando continuamente? Reconoce que tu cuerpo y mente han cambiado desde el momento de la concepción hasta el presente y que seguirán cambiando en el futuro. De esta manera, suelta el concepto que te percibe a ti mismo como permanente y el concepto que identifica al “yo” con el cuerpo y la mente del presente.
  2. La naturaleza del cuerpo es la materia. La mente no tiene forma, es clara y conocedora. Por lo tanto, las continuidades del cuerpo y la mente son diferentes. Observa las cualidades de tu cuerpo y mente, date cuenta de lo distintas que son.
  3. El renacimiento se puede explicar en términos de causa y efecto. Cada momento mental tiene una causa: el momento mental anterior. Para reconocer la continuidad de la mente, vuelve atrás en tu vida, instante a instante, y date cuenta de que cada momento mental surge del momento previo. Cuando llegues a la concepción, pregúntate, “¿De dónde vino este momento mental?”

Otras ideas que te pueden ayudar a entender el renacimiento son:

  1. Reflexiona en las historias de personas que recuerdan vidas pasadas.
  2. Intenta aceptar el concepto budista del renacimiento. ¿De qué otra forma se podrían explicar, por ejemplo, las experiencias déjà vu; por qué dentro de una misma familia los hijos tienen diferentes personalidades; y por qué posees ciertas capacidades o tienes facilidad para algunas disciplinas específicas?
  3. Dado que tu cuerpo, la forma de vida en la que naciste, es un reflejo de tus estados mentales, piensa en la posibilidad de nacer en otros cuerpos. Por ejemplo, un ser humano que actúa peor que un animal, podría renacer como animal.

Conclusión: Siente que no eres sólo la persona del presente, sino que existes como parte de una continuidad que trasciende esta vida.

La mente es claridad y conciencia, tiene continuidad sin principio ni final y renace en un cuerpo tras otro. Las Cuatro Verdades Nobles describen tanto la situación insatisfactoria en la que estamos atrapados en este momento: renaciendo una y otra vez incontrolablemente, como nuestro potencial para obtener la liberación y la felicidad.

La mente y el renacimiento (download)

https://thubtenchodron.org/2001/01/meditaciones-guiadas-del-lamrim/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.