MIS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE- por DAVID R HAWKINS

Se aconseja escuchar el video mientras se lee

Cuando tenía unos doce años, era repartidor de periódicos en el norte de Wisconsin. Una noche, estaba bajo cero, sentí que prácticamente me estaba muriendo de frío. Cavé un hoyo al lado de un gran banco de nieve y me metí en el interior del espacio que había hecho. La nieve se apilaba unos seis metros de altura al lado de la autopista, y me metí en este refugio y me acurruqué con el fin protegerme del intenso e implacable viento. En pocos segundos, empecé a experimentar un estado de relajación y un estado de profunda calidez comenzó a llegar sobre el cuerpo. Fue un estado de placer exquisito, y empecé a olvidarme del cuerpo. El cuerpo no parecía existir más, y en su lugar, un increíble y maravilloso estado de paz me invadió. Estaba rodeado de luz, pero la luz tenía la cualidad de tocarme y estar conmigo como una conciencia infinitamente amorosa que estuvo envolviendo y disolviendo. Acabe disuelto y me volví uno con ese campo infinito ya que no tenía principio ni fin; no tenía dimensiones y estaba fuera del tiempo.

El estado de la verdadera experiencia del Ser se prolongó por eones en lo atemporal. La experiencia fue sumándose, y en cada instante, fue todo abarcante, atemporal, serena, y completa. Nada se había perdido, nada faltaba y nada quedaba por ser consumado. Era un estado de profundo Amor, Paz y plenitud que estaba más allá de la descripción.

Al principio, hubo una sensación interior de alivio, seguida de una tranquila alegría y éxtasis, y luego fue más allá de éxtasis. Fue más allá de la felicidad y se convirtió en un estado eterno, infinito, mucho más allá de la conciencia ordinaria. Curiosamente, el Ser es verdaderamente más personal que el ego del yo. Algún tiempo después, mi padre descubrió dónde estaba y me abrazó. Él tenía una mirada muy molesta y ansiosa en su rostro y dijo: “¡No vuelvas a hacer esto otra vez! ¿No sabes que podrías morir de frío?”

Yo no tenía el contexto en el que considerar esta experiencia, o incluso saber cómo llamarla. Fue una experiencia muy profunda, y en la mente del adolescente, no había nada que pudiera ser dicho al respecto. No pude mencionar nada al respecto a mi padre porque él no habría tenido ninguna manera de considerarla. Además, estaba asustado en ese momento, así que ninguno de nosotros sabía como sentir la experiencia o lo que significaba.

Ningún libro sobre la “experiencia cercana a la muerte” estaba por lo general disponibles de momento. La única película Resurrection llegó al final de la década. (Por cierto, la película era clínicamente precisa.) Todos los que han tenido ese tipo de experiencia verifican la verdad de lo que la mujer de la película experimenta. Ella murió en un accidente de automóvil. Es la historia real de una persona que fue declarada muerta en la mesa de operaciones. Dejó el cuerpo y experimentó ese mismo estado increíble, infinito que acabo de describir.

Ni mi padre no yo teníamos ningún contexto en el que considerar esta experiencia, o entenderla, y aunque lo mencioné brevemente con él, no supo qué hacer con ella tampoco. Además, estaba demasiado asustado en ese momento, así que la experiencia nunca fue mencionada de nuevo. Yo no la entendí hasta que fui mucho mayor.

Más tarde, cuando estaba en la treintena, me estaba muriendo de una enfermedad muy grave y progresiva. Mientras yacía en la cama en un estado moribundo muy grave, de repente, para mi sorpresa, “yo” estaba unos tres metros sobre el cuerpo físico. Ahí estaba yo, en el espacio, en un cuerpo perfecto que era transparente y etérico. Era ingrávido, sin embargo, tenía todas mis facultades. Podía pensar, razonar, ver y oír. Miré hacia abajo al cuerpo físico que yacía en la cama como a dos a tres metros por debajo de mí, y parecía que estaba a punto de expirar. Ahí estaba yo, fuera del cuerpo físico, mirándolo desde arriba, consciente de que lo que realmente soy es algo distinto del cuerpo físico. (Hasta ese momento, nunca había oído hablar de una experiencia extra corpórea.) Durante esta misma enfermedad crítica, me encontré totalmente fuera del cuerpo, pero no era mi momento para despedirme, por lo que en un momento posterior, tuve que regresar al cuerpo.

Me recuperé de ese episodio en particular de la enfermedad y seguí viviendo, pero después recaí, y la enfermedad se agravó de nuevo. Esta vez, era grave de verdad, y estuve a las mismas puertas de la propia muerte. Estaba en un estado de profunda desesperación, un estado de infierno, un estado absoluta y total indefensión y desesperación, a sólo un par de segundos de abandonar de nuevo el cuerpo.

Hasta ese momento, había sido agnóstico veinte años. A pesar de haber tenido estas experiencias increíbles de ser algo más que el cuerpo, todavía no tenían un contexto en el que considerarlas. Seguía siendo agnóstico, y me estaba muriendo. De repente dije: “Si hay un Dios, le pido que me ayude”, y entonces caí en el olvido.
Cuando recobré la consciencia, había habido una importante y total transformación. Ya no había ninguna identificación con un cuerpo físico personal. Caminó por ahí e hizo todas las cosas que se suponían, pero ocupó un campo de energía que era infinito. El poder y dimensión del campo estaba
más allá de la descripción. Me sostuvo con absoluta seguridad; era como una roca. Al mismo tiempo, era exquisitamente suave y apacible. Su exquisita delicadeza y suavidad me mantuvo en su infinito y amoroso abrazo. El cuerpo se movió espontáneamente ya que no había voluntad personal, mente, o entidad, tampoco un yo persona. Anduve así, en ese estado durante algunos meses y todavía no tenía realmente un contexto en que considerarlo. No se lo mencioné a nadie ya que no había nada que yo pudiera decir al respecto.

Fue como pasar de una oscuridad absoluta, sintiéndose totalmente separado de Dios, a un estado en el que lo que se había interpuesto entre Dios y yo había sido eliminado, y ahora era eterno en esa Presencia Infinita. Sólo en las últimas décadas las experiencias cercanas a la muerte se han vuelto más comúnmente conocidas. Las clásicas historias escritas en la época victoriana se conocían sólo por un número muy limitado de personas, pero ahora hay muchos libros sobre el tema. Las encuestas han demostrado que aproximadamente el sesenta y cinco por ciento de la población recuerda experiencias cercanas a la muerte o extra- corpóreas.

Más tarde, me enteré de que esta era una técnica que podíamos aprender a hacer a voluntad. Aprendí que hay todo tipo de personas que abandonan el cuerpo espontáneamente o a voluntad. Algunas personas nacen con este don, mientras que otras pueden sentarse a meditar e
inmediatamente tienen esta experiencia. Como médico y científico, me interesé por este fenómeno y descubrí una organización de orientación científica, donde esto estaba siendo estudiado. Leí Viajes fuera del cuerpo de Robert Monroe y luego visité el Instituto Monroe donde participé en una formación de diez días. Tenían cintas de audio con una frecuencia que arrastra al cerebro a alcanzar un cierto estado de conciencia alterada, en la que puedes dejar el cuerpo a voluntad.

También aprendí que las personas que no nacieron con la capacidad de llegar a este estado o que no lo desarrollan espontáneamente pueden aprender a hacerlo. El propósito fue aprender que somos algo más que el cuerpo, que son más grandes que el cuerpo físico, y que el cuerpo físico nos pertenece pero no estamos limitados a el.

Dr David Hawkins

El Dr. Hawkins es un autor  y conferenciante reconocido internacionalmente, especializándose en  el tema de los estados espirituales avanzados  de  conciencia y la comprensión de la presencia de Dios. Sus obras publicadas, así como conferencias grabadas, han sido ampliamente reconocidas como únicas en por la consciencia espiritual que expresan .

http://comunidadconsciencia.ning.com/group/experiencias-conscientes/forum/topic/show?id=6536266%3ATopic%3A290137&xgs=1&xg_source=msg_share_topic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *