Archivo de la categoría: GOLFO PÉRSICO Y PENÍNSULA ARABICA

Los otros herederos del golfo Pérsico

Los otros herederos del golfo Pérsico

  • En medio de un Oriente Próximo incendiado por la situación política y el precio a la baja del petróleo, surge una nueva generación de herederos formados en occidente pero llamados a dominar oriente.

 

                                                                                Golfo Pérsico

Los Emiratos Árabes Unidos es un país soberano o federación de Oriente Medio, situado en la península arábiga, cuya forma de gobierno es monarquía constitucional federal. Su territorio está compuesto por siete emiratos:

 

                                                                      Emiratos Árabes Unidos

  1. Abu Dabi, 2.- Dubái, 3.- Sharjah, 4.-Umm al-Qaywayn, 5. Ajmán, 6.-Ras al-Jaima y 7.-Fuyaira.

Emiratos Árabes Unidos: 1.- Abu Dabi (emirato), 2.- Dubái (emirato) , 3.-Sharjah (emirato), 4.- Umm al-Qaywayn (emirato).

5.- Ajmán (emirato), 6.- Ras al-Jaima (emirato) , 7.-Fuyaira (emirato)

LOC…… Actualizado: 23/01/2015 21:33 horas

                                                                    Emirato de ABU DABI.

                                                  Mohammed bin Zayed bin Sultan Al Nahyan

Mohammed bin Zayed bin Sultan Al Nahyan. ABU DABI. El llamado a ser el próximo presidente de Emiratos Árabes Unidos, de 43 años, es además el príncipe heredero del emirato de Abu Dabi. Formado en una academia militar británica, es el número dos de las fuerzas armadas. Académicos especializados en el Golfo Pérsico le describen como un mandatario “dinámico y ambicioso”. Seguir leyendo Los otros herederos del golfo Pérsico

Los estudiosos repensar los inicios de las civilizaciones siguientes descubrimientos en Burnt Ciudad de Irán

Un arqueólogo trabaja en la Edad de Bronce ciudad quemada en el sureste de Irán

Los arqueólogos excavando en la Ciudad Burnt del sureste de Irán han excavado un pedazo de cuero adornado con dibujos de la Edad del Bronce. La ciudad quemada, conocido como Shahr-i Sokhta en persa, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO 5200 años de edad, en la provincia de Sistán-Baluchistán.

«Debido a la corrosión es muy extensa, algunos expertos y los arqueólogos están tratando de salvar el cuero», el arqueólogo plomo, profesor Seyyed Mansur Sajjadi, dijo el Centro de Investigación del Patrimonio Cultural.

Es muy raro encontrar material orgánico de hace más de 5.000 años. Los factores ambientales y químicas hacen que las prendas delicadas decadencia y se deterioran rápidamente. El cuero desenterrado es muy raro y contiene dibujos en él.

Shahr-i Sokhta después de las excavaciones

Shahr-i Sokhta después de las excavaciones ( Wikimedia Commons foto de Rasool abbasi17 )

«El cuero decorado recién descubierto es sólo uno de los notables descubrimientos que se han hecho en el lugar», dice un artículo NewHistorian . «Los artefactos recuperados durante las excavaciones han mostrado incongruencias peculiares con las civilizaciones contemporáneas cercanas. En diciembre, una bella taza de mármol fue descubierto con decoraciones totalmente únicos. Otros descubrimientos notables han incluido: una de 10 centímetros (3,937 pulgadas) en la regla precisa que la mitad de un milímetro; el primer ejemplo de un globo ocular artificial; y un cuenco de barro que lleva ejemplo conocido más antiguo del mundo de la animación «.

Vasija de cerámica Animación encontrado en Shahr-i Sokhta, Irán.  Una cabra come de un árbol en las imágenes.  A finales de la mitad de 3er milenio aC

Vasija de cerámica Animación encontrado en Shahr-i Sokhta, Irán. Una cabra come de un árbol en las imágenes. A finales de la mitad de 3er milenio aC ( Wikimedia Commons fotos por Emesik )

Los eruditos han especulado que los artefactos distintivos pueden indicar que hubo una civilización al este de Persia en la prehistoria que era independiente de las primeras ciudades-estado de Mesopotamia, que surgió hace unos 6.500 años.

«Ancient Mesopotamia, correspondiente al actual Irak, Kuwait y el noreste de Irán, es ampliamente considerada como la cuna de la civilización occidental», escribe de NewHistorian Adam Steedman Thake. «Si se da el caso de que la Ciudad Quemada había desarrollado libres de la influencia mesopotámica, podría significar que la era urbana primitiva era mucho más metropolitana que se pensaba. Si Mesopotamia era simplemente una de muchas civilizaciones basadas en la ciudad hace de 5.000 años, tendremos que repensar los orígenes de nuestra vida urbana «.

Recientes excavaciones también descubrieron ruinas de una estructura en la parte urbana de la ciudad quemada. La estructura tiene dos paredes, cada uno de un metro (1 metro) de espesor y con el apoyo de nueve contrafuertes.

«Los signos de fuego se ven claramente en algunas salas del edificio», dijo Sajjadi. El equipo había encontrado una pequeña sala en el edificio. La habitación tenía piezas de textiles de colores y de civil. La cámara más pequeña puede haber sido utilizado como un lugar para la realización de sacrificios, los eruditos especulan, y los textiles puede haber contenido las ofertas.

La ciudad quemada quedó registrado en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en el año 2014. Se trata de 35,4 millas (57 km) de la localidad de Zabol.

Los trabajos arqueológicos se inició en la ciudad quemada en 1967. Los científicos han deducido algunas conclusiones sorprendentes sobre los primeros asentamientos urbanos. En 373 acres (151 hectáreas), el sitio era una de las ciudades más grandes del mundo en la época en que la gente estaba asentando en las zonas urbanas. Al oeste de la ciudad propiamente dicha es un gran cementerio de 61 acres (25 hectáreas). Contiene más de 25.000 tumbas, dando una idea de cómo era la populosa Ciudad Quemada.

La ciudad fue fundada alrededor del año 3200 aC, y quemó tres veces antes de que fue abandonada en 1800 aC ¿Por qué fue abandonado no se conoce.

Imagen destacada: Un arqueólogo obras en la Edad de Bronce ciudad quemada en el sureste de Irán ( Wikimedia Commons foto de Damavand333 )

Por Mark Miller

– See more at: http://www.ancient-origins.net/news-evolution-human-origins/scholars-rethink-beginnings-civilizations-iran-020173#sthash.1m17kUN8.dpuf

domi LA ÉGIDA DE SHAMASH

La adquisición de nuestros conocimientos

Durante mucho tiempo la Historia del Próximo Oriente Antiguo no fue sino una parte de la Historia bíblica sin entidad propia. A partir de inicios del siglo XIX, aunque existían algunos precedentes, incluidos los españoles sobre los que se conoce más bien poco, este estado de cosas comenzó a ser modificado por las investigaciones emprendidas en diversos lugares por los sabios europeos, como una consecuencia más de la política colonial, con más sombras que luces, desarrollada por aquel entonces. He preferido, para esta breve introducción a los descubrimientos que tuvieron lugar en ese contexto y posteriormente, utilizar los magníficos textos de experimentados colegas -cuya obra me apresuro a recomendar- que de forma literal o más resumida, cito a continuación.

La recuperación moderna del Próximo Oriente antiguo. (J. Sanmartín-J.M. Serrano, 1998, pp. 27 ss.)

«En plena Edad Media, a finales del s. XI los rabinos Benjamín de Tudela y Petajias de Ratisbona habían visitado Mosul y Nínive, pero sus relatos no dejaron apenas huella en la conciencia cultural de la Europa medieval. Más tarde, en 1616, el italiano Pietro della Valle volvió a Nínive y visitó Babilonia, y realizó las primeras copias de ladrillos inscritos con signos que Th. Hyde, en su Historia religionis veterum Persarum (…), publicada en 1700, calificó de «piramidales, o en forma de cuña». En el s. XVIlI, otros viajeros se aventuraron en lo que hoy es Irak, por entonces una de las regiones más recónditas del Imperio otomano. El danés C. Niebuhr se adentró en Irán y llegó a Persépolis (1778), donde realizó una serie de copias de las inscripciones que acompañaban los bajorrelieves de los complejos palaciales. A comienzos del s. XIX, las academias europeas disponían de excelentes copias de diversas inscripciones trilingües persas.

Estas copias fueron estudiadas sistemáticamente por G. F. Grotefeld, en Gottingen, y el irlandés E. Hinck, los cuales se dieron pronto cuenta de que (a) las inscripciones eran de época aqueménida, y de que (b) una de las lenguas era el persa antiguo. En 1803 consiguieron identificar algunos grafemas del signario persa, relativamente más elemental; los resultados fueron considerablemente mejorados por H. C. Rawlinson, que trabajó sobre el texto trilingüe de Darío I entre 1835 y 1847. En 1857, E. Hincks, H. C. Rawlinson, J. Oppert y H. F. Talbot compitieron por leer y traducir cada uno por su cuenta un texto acadio, el prisma octogonal con los anales de Tiglatpileser I, consiguiendo resultados prácticamente idénticos: la vía para el desciframiento de ulteriores textos estaba libre.

Mientras tanto, la curiosidad iba en aumento, espoleada por la prensa de la época, ávida de novedades procedentes de Oriente. En 1848 se realizaron las primeras expediciones francesas e inglesas al norte de Irak. En Khorsabad, E. Botta y U. Place excavaron la ruinas de Dur Sarrukin, la capital levantada por Sargón II de Asiria a finales del s. -Vlll. A partir de 1845, los ingleses excavaron la antiguas ciudades de Kalah, Nínive y Assur; en 1854, Rassam encontró en Nínive la gran biblioteca del rey Assurbanipal (s. -Vll), que sigue siendo la mayor colección de literatura acadia excavada hasta la actualidad. El hecho de que las excavaciones se concentraran en Asiria fue la causa de que se denominara «Asiriología» a la ciencia histórica que se ocupa en general de la cultura mesopotámica y de sus áreas de influencia.

En el sur, los trabajos arqueológicos sistemáticos los comenzaron los franceses, en 1877, en Tello, la antigua Girsu (no Lagash, como se creyó durante mucho tiempo), lo que permitió conocer la cultura del III milenio a.C. El alemán W. Koldewey llevó la dirección de las excavaciones alemanas de Babilonia desde 1899. Muy importantes fueron siempre las expediciones norteamericanas, que desde 1888 excavaron Nippur, uno de los centros de la cultura literaria sumeria. Ur fue excavada desde 1918 por el británico Woolley; en Uruk, los alemanes reanudaron en 1928 los trabajos que había interrumpido la Primera Guerra Mundial. La regiones orientales limítrofes del Irak, el viejo Elam, fueron incluidas en las campañas de excavaciones francesas desde 1884; en este contexto, la primera ciudad estudiada fue Susa. El cuadro estaba, si no completo, al menos esbozado.

Tras la Primera Guerra, el interés se extendió a las culturas del área de influencia mesopotámica. Desde 1925, las excavaciones norteamericanas en Nuzi, en la cuenca alta del Tigris, revelaron la existencia de una importante ciudad hurro-mittánica del s. XV a. C. Los franceses, dirigidos por Parrot, descubrieron Mari en 1933, con lo que se tuvo acceso a las culturas del Eufrates de los milenios III y II. Unos años antes, en 1928, Schaeffer había descubierto en la costa siria la antigua ciudad de Ugarit, un importante nudo de comunicaciones entre el Mediterráneo y el mundo sirio mesopotámico durante todo el II milenio. Se vio así que Siria, lejos de ser una provincia apartada dominada por seminómadas esteparios, constituía un ámbito cultural de primerísimo orden, partícipe pleno de las viejas culturas sumero- acadias y transmisor de las mismas. Cuando en 1975 los italianos descubrieron miles de tablillas cuneiformes en Ebla, esta convicción, que ya era válida para el II milenio desde los hallazgos de Mari y Ugarit, hubo que extenderla a la Siria del III milenio a.C.

En Anatolia, el alemán K. Bittel excavó sistemáticamente desde 1931 la antigua ciudad de Hattusa, capital del reino hitita, cuyos restos revelaron una fecundísima cultura híbrida de elementos indoeuropeos y mesopotámicos. El final de la Segunda Guerra Mundial multiplicó el número de excavaciones, en las que actualmente participa la práctica totalidad de las naciones europeas, EE.UU., Canadá, Australia, Japón, Turquía, Siria e Irak. Entidades y organismos supranacionales como la UNESCO y la Unión Europea patrocinan también trabajos de campo en el Próximo Oriente».

Los documentos: su estudio y limitaciones.
Básicamente los documentos de que disponemos para reconstruir la historia y el modo de vida de todas aquellas gentes que habitaron el Próximo Oriente durante la Antigüedad, se clasifican en textos, que pueden ser de muy diversa índole (crónicas, inscripciones, literatura religiosa y sapiencial, códigos, etc.), traducidos de sus respectivas lenguas por los filólogos, y restos materiales (diversas clases de artefactos, utensilios, construcciones, etc.) que estudian los arqueólogos. Ambos proporcionan la información de que disponemos para reconstruir la historia del Próximo Oriente Antiguo, y por tanto constituyen las fuentes de nuestro conocimiento. Dicha información es, en conjunto, muy abundante pero se encuentra muy irregularmente distribuida, tanto en el espacio y en el tiempo como en lo que concierne a los diversos tipos de actividades realizadas por las gentes de aquellas civilizaciones, de las que pretendemos llegar a adquirir un conocimiento histórico lo más completo posible.

Aunque el paulatino y trabajoso desciframiento de las lenguas (sumeria, acadia, hitita, persa…) ha ido poniendo a disposición de los especialistas una gran cantidad de información que procede, casi siempre, de los yacimientos excavados por los arqueólogos, no debemos olvidar que son los palacios y los templos los que proporcionan el grueso de la documentación escrita, testimonio significativo al mismo tiempo del tipo de organización social imperante. La ausencia de una literatura que no provenga de forma exclusiva de los círculos socioculturales dominantes nos limita a la perspectiva propia de aquellos, y por consiguiente cuando empleamos los códigos y ordenamientos jurídicos, como principal forma de abordar el conocimiento de una realidad social que de otra manera se nos escapa, aún así, y pese a su extraordinaria importancia, percibimos sobre todo en tales documentos el punto de vista del legislador sin llegar a alcanzar plenamente la perspectiva de los legislados.

Si bien los materiales sobre los que se escribieron los documentos (tablillas de arcilla cocida, piedra, bronce) han facilitado enormemente su conservación hasta nuestros días y debemos al afán recopilador de algunos reyes de aquellos tiempos el haber podido encontrar grandes cantidades de ellos, como ocurre por ejemplo con la gran biblioteca del palacio de Assurbanipal en Nínive, o en otra medida con los archivos del palacio de Mari o los posteriormente descubiertos en Ebla, la información que nos proporcionan dista muchas veces de ser todo lo amplia y completa que nos gustaría.

Al carácter parcial de los textos escritos, que emanan exclusivamente de los grupos socioculturales dominantes, ya que la mayoría de la población permanecía iletrada, se añaden los imponderables propios de la documentación de tipo arqueológico que, si por una parte reporta la ventaja de proporcionar en muchos casos datos fiables e indiscutibles dado su carácter empírico, adolece por otra de la casuística propia del estado de conservación de los yacimientos, algo que escapa a la responsabilidad y capacitación de los investigadores, así como de los problemas típicos derivados de la investigación de campo. Además, los restos de cultura material que se han conservado y han sido hallados por los arqueólogos, no lo han sido por una razón meramente aleatoria. Su grado de preservación ha dependido también, de alguna forma, de la calidad de sus soportes físicos, los materiales en que están realizados, que es mayor, por lo general, cuanto más elevado es el rango social de quienes los detentaron.

Fuentes internas. (J. Sanmartín-J.M. Serrano, 1998, pp. 29 ss.)
«El resultado más llamativo de las excavaciones lo han constituido centenares de miles de textos cuneiformes de todo tipo: son fuentes internas, frente a informaciones que pueden provenir de fuera -como la Biblia y los autores clásicos o fuentes externas. El grupo de textos literarios más importante en lengua acadia proviene de la mencionada biblioteca de Assurbanipal, excavada en Nínive.

Las excavaciones llevadas a cabo en Tello -la antigua Girsu- y en Nippur sacaron a la luz los núcleos más importantes de la civilización sumeria. G. Smith descubrió en 1872 la tablilla Xl de la «Epopeya de GiIgamesh»; las excavaciones francesas en Susa, Elam, dieron con la estela de Hammurabi (el llamado «Código de Hammurabi»). Al interrumpirse las excavaciones sistemáticas debido al estallido de la Primera Guerra Mundial, se habían identificado ya los yacimientos de Babilonia, Sippar, Borsippa, Kisurra, Surrupak, Adad y Kish, que habían proporcionado decenas de miles de tablillas. Mediante las excavaciones llevadas a cabo en el período de entreguerras fuera del ámbito estrictamente mesopotámico, pero en zonas bajo su influjo cultural directo (Siria y Anatolia), nuestro conocimiento del mapa lingüístico mesopotámico, hasta entonces reducido básicamente al binomio sumero-acadio, se vio enriquecido con el descubrimiento de nuevas lenguas, como el amorreo, ugarítico, hitita, hurrita y urarteo.

El periodo que siguió a la Segunda Guerra Mundial se ha caracterizado, sobre todo, por los trabajos de digestión filológica, lingüística, histórica y antropológica de los datos. Es imposible calcular actualmente el volumen epigráfico cuneiforme que está a nuestra disposición; las bases de datos van acumulando textos y los listados superan, sumados, el medio millón de documentos, en su mayor parte esperando en los almacenes de los museos a que se complete su lectura y estudio. El número va en aumento con cada nueva excavación.

Los textos historiográfico pueden clasificarse en tres grandes géneros: las inscripciones reales, los textos cronográficos y los textos literarios de carácter histórico.

Inscripciones reales.
Son documentos redactados por voluntad del rey y explícitamente destinados a perpetuar su memoria. En sus formas más generales están presentes tanto en la tradición sumeria como en la acadia y abarcan desde la época protodinástica hasta la época persa. Estrictamente hablando, las inscripciones reales pueden dividirse en varios subgéneros: (A) inscripciones conmemorativas; (B) etiquetas; (C) inscripciones votivas, y (D) cartas a un dios.

Inscripciones conmemorativas.
Se denominan así porque su finalidad es conmemorar una actuación del rey: normalmente la construcción de un edificio, frecuentemente un templo, o una acción militar con final victorioso. Están grabadas o escritas sobre los soportes más diversos, siendo los más frecuentes los de arcilla (tablillas, prismas, cilindros, conos y ladrillos), piedra (estelas y lápidas), paredes de roca u objetos preciosos. Aunque ya tardía, es muy célebre la inscripción de Behistun del rey persa Darío I (-521 486), inscrita sobre roca en tres lenguas: persa antiguo, elamita y acadio. Se trata de la inscripción más importante de la antigüedad preclásica de Asia: su carácter trilingüe hizo posible -a partir de la versión persa- el desciframiento de la escritura cuneiforme y, con ello, el conocimiento histórico del Oriente Antiguo. La clave del desciframiento -el nombre del rey persa Darayavahush («Darío»)- estaba ya en las lineas introductorias de la inscripción. Historiográficamente muy importante es la variante asiria de este género de inscripciones conmemorativas. En estos ejemplares se incluyen relatos a veces muy detallados de campañas militares, redactados en forma autobiográfica y en orden cronológico: son los así llamados «anales asirios». Constituyen una información valiosísima para las etapas finales de la época asiria media y toda la época neoasiria.

Etiquetas.
Se les da el nombre de etiquetas a ciertas inscripciones muy breves que suelen ser de marcas de propiedad. Su soporte es de lo más variado: anillos, cetros, todo tipo de armas reales, etc., siendo muy frecuentes las grabadas sobre vasijas y ladrillos. Su texto se limita a dar el nombre del rey y, a veces, algunos de sus títulos.

Inscripciones votivas.
Son textos grabados sobre objetos ofrecidos a la divinidad. Se trata casi siempre de objetos de naturaleza cultural, como estatuas o vasijas, de armas o joyas (cuentas de piedras preciosas); frecuentemente los soportes de estas inscripciones votivas forman parte de la estructura de un templo: ladrillos, dinteles, etc. Algunas inscripciones son muy elementales, pero otras, mucho más elaboradas, tienen varios centenares de líneas y contienen información mucho más rica. Tal es el caso, por ejemplo, de la inscripción de un soberano sumerio de Lagash, del s.- XXIV, en la que se menciona un conflicto entre esta ciudad y la población de la vecina Umma por cuestión de fronteras. Con este motivo, la inscripción hace un repaso de las rencillas pasadas y describe los encuentros armados entre ambos jefes; sólo se mencionan, sin embargo, las victorias del bando propio

Cartas al dios.
Las cartas al dios son un género típicamente asirio, aunque con raíces en la costumbre general mesopotámica -atestiguada por viejos ejemplares sumerios y acadios- de escribir a las divinidades para pedirles favores, o por otros motivos. El ejemplar más importante en el género historiográfico es la carta de Sargón II ( 722 -705) al dios Assur, en la que el rey le rinde cuentas de una campaña victoriosa.

Textos cronográficos.
Son textos que presentan acontecimientos del pasado ordenados en series secuénciales. Los subgéneros mayores son (A) las listas de reyes y (B) las crónicas. Estos dos subgéneros se entremezclan muy frecuentemente dentro de un mismo documento.

Listas de reyes.
Una lista real es un simple elenco de nombres de reyes, al que se pueden añadir otros detalles, como los años de sus reinados y su filiación. Entre los representantes más conspicuos de este subgénero, abundantemente documentado, se encuentran (1) la Lista Real sumeria, (2) la Lista Real asiria y (3) la así llamada Lista Sincrónica.

(1) La Lista Real sumeria es una composición de finales del s. XX, redactada en la ciudad estado de Isín. Consiste en un largo listado de los soberanos mesopotámicos ordenados por dinastías. Éstas se colocan siempre una detrás de otra, aunque es historiográficamente evidente que gobernaron simultáneamente en las diferentes ciudades estado. La idea rectora del esquema es probar que no hubo nunca en Babilonia más que un gobierno, y que en ese momento le tocaba gobernar precisamente a la ciudad de Isín. Los datos, por lo general, se reducen a mencionar las ciudades que fueron sedes de una dinastía y sus soberanos respectivos, indicando los años de reinado de cada uno. El comienzo de la Lista coincide con el comienzo mismo de la historia, cuando la institución real, de origen divino, bajó a la primera ciudad digna de tal nombre: Eridu. Tras la quinta mudanza sobreviene el diluvio; cuando la realeza vuelve a bajar del cielo, la ciudad destinataria es la célebre Kish, que se convierte así en heredera de la vieja Eridu. La Lista se acerca poco a poco a la historia: los años de los reinados ya no se cuentan por decenas de miles, sino sólo por centenares, y los nombres de muchos soberanos son históricamente controlables desde otras fuentes. El esquema prosigue impertérrito listando nombre tras nombre y contando sus años, con cifras cada vez más plausibles. Los cambios de dinastía se enuncian invariablemente con la fórmula: (Tal lugar) fue derrotado por la armas; su realeza fue llevada a (tal otro). hasta que le toca el turno definitivamente a la ciudad de Isín.

(2) La Lista Real asiria es un listado de 109 reyes. Comienza en las épocas más remotas, con nombres de reyes ancestrales que, en los resúmenes o sumarios intercalados, se describen como pastores seminómadas o, a lo sumo, como monarcas de los que sólo se conoce su secuencia dinástica. Esta lista de reyes asirios llega hasta el reinado de Salmanasar V ( 726-722). Está dividida en varias secciones separadas por líneas horizontales; por lo general, cada sección, a excepción de la primera, contiene el nombre de un rey, su filiación y la duración de su reinado. Aparte los primeros reyes, de los que, por falta de datos, se dan sólo sus nombres, la lista es relativamente fiable y proporciona un excelente marco para la datación. La primera redacción es de la época de Samshi Adad I (-1813 1781), que mandó componerla para justificar su subida al trono asirio emparentándose ficticiamente con los viejos reyes asirios, ya que él era en realidad un jeque de extracción amorrea.

(3) La Lista Sincrónica es un listado de reyes asirios a los que se yuxtaponen los nombres de los reyes babilónicos coetáneos. Va separada también por líneas, con dos nombres en cada una, y los títulos «rey de Asiria» y «rey de Babilonia». Arranca a principios del II milenio a.C. y llega hasta Assurbanipal (-688-627), fecha también de su redacción. Los motivos de la lista no son puramente historiográficos: el documento trata probablemente de defender la tesis de que Asiria y Babilonia eran dos entidades políticas bien diferenciadas y teñían destinos distintos. La redacción coincide con el ocaso rápido del imperio neoasirio y el resurgimiento político babilónico de la dinastía caldea; en la lista se refleja el temor asirio a una anexión por parte de Babilonia.

Crónicas.
Están relacionadas con el género de las listas, diferenciándose de ellas por incluir secciones narrativas más o menos extensas. Se han conservado algunos fragmentos relativos a la época asiria media (siglos XIV-XII); otros textos tratan de épocas más recientes, del I milenio a.C. Entre las crónicas más importantes hay que mencionar (1) la Crónica Weidner, (2) la serie de Crónicas Babilónicas y (3) la Crónica Dinástica.

(1) La Crónica Weidner -por el nombre de su primer editor- es sumamente importante como fuente histórica para el III milenio a.C. Arranca en la primera mitad del III milenio, con el semilegendario rey Agga de Kish -adversario de GiIgamesh en un viejo poema épico sumerio-; el último nombre mencionado es el del rey Sulgi (-2094 2047), de la dinastía III de Ur. Su interés se centra en Babilonia y en Marduk, su dios nacional. Se trata en realidad de una composición tendenciosa que explica el éxito o fracaso de los reyes según la conducta observada por cada uno de ellos en relación con el culto de Marduk y el cuidado de su templo, el Esagila babilónico. Contenía una introducción mitológica, hoy en parte perdida, en la que se narraba una lucha entre dioses y, probablemente, la construcción del mencionado templo Esagila. La secuencia de reyes que ofrece esta crónica es artificial en muchos puntos.

(2) De la serie de Crónicas Babilónicas se han conservado quince tablillas; en su estado original cubría el periodo que media entre el rey babilonio Nabu-nasir (747-734) y el año II de Seleuco III (-224); ello indica que los cambios de dinastía no se consideraban signo de ruptura cultural. Sin embargo, se constatan ciertas diferencias de estilo a partir del 539, fecha de la captura de Babilonia por los persas. Tiene por tema las personas y hechos de los reyes babilónicos, todo ello relatado en un estilo lacónico y objetivo. Presentan estos textos cierto parecido con las secciones narrativas de las inscripciones reales asirias, los llamados anales. Por lo general, los textos de esta serie pecan por defecto: lejos de arriesgarse a interpretar o explicar los acontecimientos, se limitan a hacer una lista de ellos como una serie de fichas de archivo.

(3) El estilo de la Crónica Dinástica se inspira muy de cerca en la Lista Real sumeria, aunque amplía algunos detalles, como el diluvio; a veces se añaden datos inesperados, como los lugares de enterramiento de ciertos reyes. Abarca desde las épocas antediluvianas hasta el s. VIII a. C., y está escrita en una mezcla de sumerio y acadio. Las fechas que cita son a menudo inexactas, pero el listado de los reyes es fiable.

Textos literarios de carácter histórico.
En la mayoría de los relatos literarios mesopotámicos suelen abundar los motivos míticos o sobrenaturales; hay, sin embargo, algunos que centran su atención en acontecimientos más mundanos, de carácter -por decirlo así- histórico. Aunque son de difícil manejo como fuentes históricas, debido precisamente a su carácter marcadamente literario, son imprescindibles para comprender los mecanismos narrativos de su autores y su concepto de lo históricamente acontecido; por supuesto, pueden suministrarnos abundantes detalles sobre el pasado. Hay que mencionar los géneros de (A) la profecía; (B) los poemas éticos, y (C) los relatos pseudoautobiográficos.

Profecías.
Por profecías se entienden, en este contexto, vaticinia ex eventu: textos atribuidos a un soberano del pasado que ha podido predecir el futuro; un futuro que, evidentemente, había tenido ya lugar antes de que la profecía se redactase realmente. Así, por ejemplo, en cierta composición se pusieron en boca de Sulgi, que reinó en Ur a finales del III milenio a.C., «profecías» sobre acontecimientos que habían ocurrido cientos de años antes de que estas profecías se escribieran en torno al s. XII a. C.. En otros casos, como el llamado Discurso profético de Marduk, de la misma época, se «predijeron» las tres ocasiones en que los invasores de Babilonia se habían llevado consigo, en el pasado, la imagen del dios nacional Marduk, para «predecir» a continuación la vuelta de esa imagen a su templo, cosa que ocurrió en apoca del autor. Mucho más tardía es la denominada Profecía dinástica, en la que un autor da probablemente rienda suelta a sus sentimientos antihelénicos: en ella se «predicen» la caída de Asiria y el auge de Babilonia, luego la caída de Babilonia y el auge de Persia, a continuación la caída de Persia y el triunfo de Macedonia; en la conclusión, por desgracia, muy deteriorada, se debió profetizar la ruina de los dinastas seléucidas.

Poemas épicos.
Se pueden extraer datos históricos de los más diversos relatos literarios. Así, el poema de la «Maldición de Akkad», que tergiversa radicalmente los datos, es un buen indicio de ciertas corrientes anticentralistas en pleno s. XXI. Los poemas sumerios sobre las hazañas de los reyes Enmerkar, Lugalbanda y GiIgamesh se mueven en planos predominantemente fabulosos; prueba de que, cuando se compusieron estas obras, no quedaba de los personajes más memoria que sus meros nombres, los de algunos enemigos y los de los escenarios de sus andanzas. En el texto denominado El Rey Batallador, que narra una expedición del viejo Sargón I de Akkad (ca. -2334 2279) a Anatolia, el rey es un esforzado héroe capaz de llevar a cabo las más arduas e inverosímiles empresas.

Los poemas épicos surgieron siempre abonados por una ideología política o religiosa más o menos explicita. En los textos babilónicos, los temas dominantes son la supremacía del dios nacional Marduk sobre los demás dioses, y la desgracia que cae inexorablemente sobre los reyes babilónicos que descuiden su culto. La Epopeya de Tukulti-Ninurta, composición de finales del s. XIII a. C. que narra las hazañas de este rey asirio, justificaba sus ataques contra Babilonia -por la que los asirios sentían gran respeto, basándose en supuestos crímenes cometidos por el rey babilonio Kastiliash, de la dinastía casita: estamos ante un panegírico del rey asirio y una apología suya ante el partido probabilónico.»

http://sargonid.blogspot.com.es/

domi JORDANIA: EL ENIGMA DE LOS MONOLITOS SAGRADOS

Juan José Sánchez-Oro

La ciudad nabatea de Petra atesora infinitos atractivos. Sus tumbas y templos constituyen el reclamo de películas y documentales. Sin embargo, menos conocidos son unos extraños monolitos, tallados en innumerables rincones de la urbe, los cuales constituirían el receptáculo de poderosos dioses. En los últimos años, los arqueólogos han descubierto las conexiones de estas piedras sagradas con ciertas estrellas y determinados ritos. AÑO/CERO ha viajado hasta la zona en busca de respuestas…

Al comienzo de la película 2001: una odisea del espacio podemos disfrutar de una escena fascinante. En mitad de un grupo de homínidos dormidos entre las rocas del desierto surge, de la nada, un monolito negro de grandes proporciones, clavado en la arena. Su presencia silenciosa altera el despertar de nuestros antepasados prehistóricos, que se agitan desconcertados. En el plano siguiente, uno de los simios duda, observa, reflexiona. Decide entonces empuñar un hueso con el que golpea violentamente una osamenta esparcida por el suelo. Acaba de crear una herramienta con la que podrá cazar piezas de mayor tamaño, gracias al «sortilegio» proyectado sobre él por ese incomprensible rectángulo de piedra negra. En apenas un instante hemos asistido al nacimiento de la tecnología, de la cultura, del ser humano en definitiva.

La película de Stanley Kubrick recrea un momento mágico de nuestra evolución, imposible de conocer con exactitud. Pero, ¿existe en algún lugar de nuestro planeta un objeto similar al representado en 2001? ¿Un monolito capaz de proporcionar esos chispazos de genialidad a quienes lo contemplaban y rendían culto? La respuesta es sí. Lo podemos encontrar en Petra, la mítica ciudad rosa del desierto jordano.

ESPLENDOR EN MEDIO DEL DESIERTO
La historia y la arqueología adjudican la construcción de la ciudad a una antigua cultura de orígenes inciertos: los nabateos. Según Diodoro de Sicilia, los nabateos del siglo IV a. C. eran un pueblo seminómada de procedencia desconocida. Parece que no practicaban la agricultura y destacaban por su astucia. Sobrevivían tanto de la ganadería como de la rapiña y se ocultaban entre los peñascos del desierto: refugios naturales que conocían a la perfección y donde mantenían grandes depósitos secretos de agua, excavados sobre las paredes rocosas.

Unos dos siglos después, la imagen sugerida por Estrabón nos da cuenta de un cambio espectacular. Los nabateos en el siglo I a. C. habían constituido un importante reino, muy admirado por sus contemporáneos extranjeros. Habían hecho de Petra una fastuosa capital en mitad del desierto, absolutamente cosmopolita y floreciente. Todavía hoy es posible contemplar buena parte de ese esplendor, paseando por los restos arqueológicos de la urbe. Causan asombro sus más de quinientas viviendas rupestres y sus casi ochocientas tumbas horadadas en la arenisca con cuidadoso refinamiento, en algunos casos mostrando unas fachadas talladas sobre roca con tal destreza y gusto artístico, que cuesta creerlo. El viajero también cae rendido ante el excelente aprovechamiento de cada gota de agua vertida en el valle. Un sinfín de canales, cisternas, presas y demás obras hidráulicas, realizadas con enorme talento por los nabateos, regaban campos agrícolas y jardines todo el año. Así lograron abastecer a una población permanente mayor de 30.000 personas.

Detrás de esa gran metamorfosis del pueblo nabateo, sin duda estuvo el genio de sus gentes y su capacidad para absorber los conocimientos técnicos y las costumbres procedentes de aquellas culturas con las que entraron en contacto. Pero tampoco debemos olvidarnos del poderoso influjo de sus propios dioses, que adoptaron la enigmática forma de monolito liso, rectangular… Silencioso.

Los nabateos no dejaron extensos escritos ni mitologías que nos permitan acercarnos a su manera de entender lo divino. Únicamente se conservan algunas breves inscripciones junto a los abundantes monolitos tallados en roca, cuyo significado oculto desafía la curiosidad de viajeros y especialistas. Su representación más típica adopta la forma de un rectángulo pétreo con superficies lisas, siendo la mitad de anchos que de altos. Algunas piezas alcanzan varios metros, mientras que las más diminutas apenas tienen unos cuantos centímetros. Pueden aparecer aisladas o junto a otros monolitos, formando parejas, tríos o hasta conjuntos de cinco elementos. Además, las hay talladas en la roca o conservadas en el interior de hornacinas más o menos decoradas, pero también abundan los «ejemplares portátiles».

Suele utilizarse la palabra «betilo» para referirse a todas estas piedras sagradas de los nabateos. El término procede del griego baitulus y del semítico beth-el, cuya traducción sería «templo del dios» o «de Él». Sin embargo, los propios nabateos gustaban de llamar a sus monolitos nsb y msb, es decir, «piedra» o «estela alzada». Ambos vocablos aluden a la piedra como receptáculo de la divinidad. Por tanto, el monolito no se adoraría por sí mismo, sino como elemento depositario de una presencia divina. La arqueóloga Jane Taylor definía muy bien la cuestión, al decir que los betilos reflejaban una manera de reconocer la imposibilidad de representar lo irrepresentable.

http://www.xn--revistaaocero-pkb.com/secciones/geografia-magica/jordania-enigma-monolitos-sagrados

7500 años de antigüedad pueblo bajo el agua puede haber sido más antiguo centro de producción de aceite de oliva en el mundo

7500 años de antigüedad pueblo bajo el agua

El equipo de investigación de la Universidad de Flinders en Australia, de Israel Universidad de Haifa y de la Autoridad de Antigüedades de Israel , ha sido la excavación de las estructuras sumergidas en el área y el uso de la fotogrametría de vanguardia, con la esperanza de espigar penetraciones en la sociedad antigua que prosperó una vez allí; qué comían, cómo cazaban, y que comerciaban con.

Dr. Benjamin (izquierda) y el equipo de la Universidad de Haifa despejan arenas en el sitio de la excavación

Dr. Benjamin (izquierda) y el equipo de la Universidad de Haifa despejan arenas en el sitio de excavación. Crédito: J. McCarthy.

El bien se cree que han suministrado agua potable a la población. De acuerdo con la Universidad de Flinders arqueólogo marítimo Jonathan Benjamin, «Pozos de agua son valiosos para la arqueología neolítica porque una vez que dejaron de servir su propósito, la gente los utilizan como grandes contenedores de basura.» Una vez que los niveles del mar comenzó a subir el agua del pozo fresco quedaron salada, y la aldeanos usaron en lugar de su basura, tirar huesos de animales y restos de comida.

«Esto es excelente para los arqueólogos porque significa que podemos mirar a través de los residuos de las sociedades prehistóricas – incluyendo huesos de animales, fibras vegetales y herramientas – para ver cómo vivían estas civilizaciones antiguas, cómo cazaban y lo que comía», dice Benjamin.

Ciencia e investigación página web Phys.org informa de que los resultados de muestras de núcleo del sitio de Kfar Samir darán una imagen más clara en la dieta mediterránea temprano, y el comercio de la localidad. Los investigadores esperan encontrar herramientas de piedra en lugar de metal y agujas de hueso, así como semillas, fibras vegetales, y otros materiales orgánicos.

Benjamin señala que la ubicación puede haber sido el centro de producción de aceite de oliva más antigua del mundo, basado en excavaciones anteriores. Un estudio en el Journal of Archaeological Science describe los miles de huesos de aceituna triturados y la tecnología de producción de aceite de oliva a principios encontrados en fosas en el yacimiento prehistórico en la década de 1990.

Un pozo de agua sumergida en el sitio arqueológico de Kfar Samir

Un pozo de agua sumergida en el sitio arqueológico de Kfar Samir. Crédito: Autoridad de Antigüedades de Israel

Fotogrametría de vanguardia fue utilizado por el equipo de investigación y Wessex Arqueología, en el desarrollo de un «mosaico» de fotografías, y un modelo 3-D del pozo. Fotogrametría, mediciones que determinan y posiciones exactas utilizando fotografías, no es una ciencia nueva, sin embargo, su uso se está expandiendo a nuevas fronteras submarinas. Benjamin describe la técnica en un comunicado , la escritura que es «no sólo de crear una bonita imagen – para los arqueólogos marítimos es una herramienta que podemos utilizar para estudiar el sitio y hacer interpretaciones arqueológicas. Podemos pasar unos minutos con agua, pero horas en tierra analizar el material en detalle muy fino «.

Para los arqueólogos e historiadores, la contribución de la costa levantina a la historia antigua del mundo es vital. La investigación continuará sobre este y otros sitios antiguos fuera de Haifa, como los niveles del mar continúan cambiando con el tiempo, y más áreas prehistóricos y restos antiguos se revelan.

Imagen destacada: Diver en Atlit Yam bien, otro antiguo yacimiento neolítico sumergida en la costa de Haifa, Israel. Crédito: Autoridad de Antigüedades de Israel

Por Liz Leafloor

           
De La Web

– See more at: http://www.ancient-origins.net/news-history-archaeology/7500-year-old-underwater-village-oldest-olive-oil-production-020131#sthash.yYotj1dz.dpuf

domi Arqueólogos hallan el bloque de piedra más grande del mundo en Baalbek

Arqueólogos hallan el bloque de piedra más grande del mundo en Baalbek

El bloque de piedra más grande fue encontrado por el equipo libanes-alemán de arqueólogos que excavan en la cantera de piedra de Baalbek/Antigua Heliópolis, en el Líbano.

Allí se encuentra el monolito «Hajjar al-Hibla» (La Piedra de la Mujer Embarazada). Bloques de piedra similares de una longitud de 20 metros fueron utilizados para el podio del gran templo de Júpiter en el santuario romano de Baalbek.

El objetivo de las excavaciones de este año era encontrar nuevos datos acerca de las técnicas de minería y el transporte de los megalitos, según un comunicado de prensa.

Los arqueólogos descubrieron que el monolito «Hajjar al-Hibla» fue dejado en la cantera, porque la calidad de la piedra de la orilla del bloque resultó ser pobre y el monolito podría dañarse fácilmente.

Por debajo de la ‘Hajjar al-Hibla’, enfrente de él, hay otro bloque de piedra megalítico, incluso más grande que el primero: mide aprox 20x6x5,5m.

El segundo bloque pesa 1.650 toneladas. Los arqueólogos concluyeron que el bloque estaba destinado para ser transportado sin ser cortarda (¿pero como?). Esto significa, que es el bloque de piedra más grande conocido.

La historia de los asentamientos en la zona de Baalbeck, Líbano se remonta a unos 9.000 años, con asentamiento casi continuos bajo el Templo de Júpiter, que era un templo desde la época pre-helénica.

Los teóricos de los antiguos astronautas sostienen que la base del complejo del templo fue utilizado —hace decenas de miles de años atrás— como una pista de aterrizaje o puerto espacial de naves extraterrestres. Como lo afirma la Epopeya de Gilgamesh, escrita hace unos 4.000 años por los sumerios, en donde llaman a Baalbek el lugar de aterrizaje de los dioses.

http://helium24.blogspot.com/2014/11/arqueologos-hallan-el-bloque-de-piedra-mas-grande-del-mundo-en-baalbek.html#.VIgZwTGG8c0

Evidencia Arqueológica de 1.700 años de antigüedad Guerra Química

Uno de los esqueletos cree que han muerto durante un ataque de gas venenoso antigua

Una de las primeras referencias al uso de armas químicas en la literatura occidental se pueden encontrar en el mito griego de Heracles, en la que el héroe se sumerge sus flechas en la sangre de la Hidra para que sean tóxicos. También se ha afirmado que las flechas envenenadas fueron mencionados por Homero en sus dos epopeyas, la Ilíada y la Odisea .

Hércules matando a las aves Stymphalian con flechas tóxicas.  Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria

Hércules matando a las aves Stymphalian con flechas tóxicas. Detalle de La Doce Trabajos mosaico romano de Llíria (Valencia, España). ( Wikimedia Commons )

Actas de la utilización de armas químicas también aparecen en las antiguas civilizaciones de Oriente. En India, por ejemplo, el uso de venenos durante la guerra se puede encontrar tanto en el Mahabharata y el Ramayana . Por otra parte, las recetas para armas tóxicas se pueden encontrar en la Kautilya Arthashastra , que data de periodo Maurya de la India. En China, hay escritos que describen el uso de gases tóxicos por los defensores de una ciudad. Los humos tóxicos, producidos por la quema de las bolas de mostaza u otros vegetales tóxicos, se bombean en túneles cavados por un ejército sitiador usando fuelle.

Volviendo al mundo occidental, el uso de gases venenosos puede remontarse a la Guerra del Peloponeso, que tuvo lugar durante el 5 º siglo aC Durante una de las batallas entre los espartanos y los atenienses, el ex quemaron una mezcla de madera, el tono y azufre bajo los muros de este último, con la esperanza de que los humos se incapacitar a los defensores, y por lo tanto la desactivación de su capacidad para resistir el asalto Spartan.

Los ejemplos que hasta ahora se han obtenido a través de la evidencia literaria sobrevivir. Por la evidencia arqueológica disponible más temprana del uso de armas químicas, sin embargo, habría que buscar en el sitio de Dura-Europos, que se encuentra en la orilla del río Éufrates en Siria. Dura-Europos fue una ciudad romana que cayó a los sasánidas alrededor de la mitad de la 3 ª siglo dC

La antigua ciudad de Dura-Europos, en el río Éufrates en Siria

La antigua ciudad de Dura-Europos, en el río Éufrates en Siria. Crédito: Erik Hermans / flickr

Aunque no hay registros literarios sobre el sitio final, la arqueología proporciona una pista sobre lo sucedido. Dura-Europos fue excavado durante los años 1920 y 30 por arqueólogos franceses y americanos. Entre las características encontradas por los arqueólogos eran minas, uno cavado por los persas y otro excavados por los romanos como un contador. Además, también se encontraron los cuerpos apilados de al menos 19 soldados romanos y un soldado sasánida solitario en el túnel. La interpretación inicial era que una feroz batalla se produjo en el túnel, donde los sasánidas y repeler a los defensores romanos. Después de la batalla, los sasánidas destruyó la contra-mina prendiendo fuego a la misma, como lo demuestra la presencia de los cristales de azufre y betún en el túnel.

Fortificaciones en Dura-Europos, Siria

Fortificaciones en Dura-Europos, Siria . Crédito: Erik Hermans / flickr

En 2009, un nuevo examen de la evidencia llevó a una reinterpretación de los acontecimientos que sucedieron durante el asedio. A medida que los túneles eran demasiado estrechas para el combate efectivo a mano-a-mano, surgieron dudas sobre la interpretación establecida. Por otra parte, la posición de los cuerpos romanos, apilados deliberadamente en una pila, sugiere que este no era el lugar donde cayeron. La interpretación alternativa, según lo sugerido por el profesor Simon James, arqueólogo de la Universidad de Leicester, fue que los sasánidas emplearon gases tóxicos para matar a los defensores de los romanos. Cuando el azufre y betún fueron arrojados a un fuego, se hizo un gas asfixiante, y se convirtió en ácido sulfúrico al inhalarlo por los defensores romanos. En cuestión de minutos, los romanos que estaban en el túnel estaban muertos. Esto sucedió cuando la mina sasánida se rompió en los romanos, cuya lucha contra el mío estaba justo encima de la suya. El soldado sasánida solitario puede haber sido una víctima de sus propias armas, y murió de los gases venenosos también. Una vez que el túnel fue absuelto, los sasánidas apilados los cuerpos romanos en la desembocadura de la lucha contra el mío como un muro de escudos, y procedió a destruir esta mina, para que puedan reanudar su trabajo de zapa.

Ilustración que muestra el uso propuesto de gas tóxico en Dura-Europos

Ilustración que muestra el uso propuesto de gas tóxico en Dura-Europos. Crédito: Dr. Simon James, de la Universidad de Leicester.

Los hallazgos arqueológicos en Dura-Europos revelan que la guerra química ya estaba en uso en la antigüedad, y proporciona la primera evidencia física de que las fuentes literarias carecen. ¿Con qué frecuencia se utilizan esas armas químicas, es otra cuestión. Es Dura-Europos un ejemplo único de la utilización de armas químicas, o se utilizan esas armas más ampliamente? Tal vez la evidencia más arqueológica emergerá que proporcionará una respuesta.

Imagen destacada: Uno de los esqueletos que se cree que han muerto durante un antiguo ataque con gas venenoso. (Yale University Art Gallery / Dura-Europos Collection).

Referencias

Pappas, S., 2011. Los soldados enterrados pueden ser víctimas de la antigua arma química. [En línea]
Disponible en: http://www.livescience.com/13113-ancient-chemical-warfare-romans-persians.html

ScienceDaily, 2009. El arqueólogo descubre evidencia de la antigua Guerra Química. [En línea]
Disponible en: http://www.sciencedaily.com/releases/2009/01/090114075921.htm

Syed, T., 2009. ‘Romanos’ gaseados antiguos persas. [En línea]
Disponible en: http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/7837826.stm

Tharoor, I., 2009. ¿Por qué la Guerra Química es historia antigua. [En línea]
Disponible en: http://content.time.com/time/world/article/0,8599,1879350,00.html

The Telegraph, 2009. Antiguos persas que gaseados romanos fueron los primeros en utilizar armas químicas. [En línea]
Disponible

Universidad de Leicester, 2014. The Final Asedio de Dura: Ancient ‘guerra química’ ?. [En línea]
Disponible en: http://www2.le.ac.uk/departments/archaeology/people/james/roman-soldiers-in-the-city/final-siege

Wikipedia, 2014. Guerra Química. [En línea]
Disponible en: http://en.wikipedia.org/wiki/Chemical_warfare

Wikipedia, 2014. Las armas químicas en la Primera Guerra Mundial [Online]
Disponible en: http://en.wikipedia.org/wiki/Chemical_weapons_in_World_War_I

Wikipedia, 2014. Dura-Europos. [En línea]
Disponible en: http://en.wikipedia.org/wiki/Dura-Europos

Por Ḏḥwty

– See more at: http://www.ancient-origins.net/history/archaeological-evidence-1700-year-old-chemical-warfare-002420#sthash.vr8Uh5DQ.dpuf

Las excavaciones descubren gran puerta antigua en la ciudad de 2.500 años de edad, de Persépolis en Irán

 

Ciudad de 2.500 años de edad, de Persépolis en Irán

Según Mehr Noticias , el hallazgo de la puerta fue hecha por un equipo de la expedición iraní e italiana conjunta, que llevó a cabo excavaciones en los últimos dos meses en la zona del Complejo Firouzi, que creen que era parte de una ciudad relevante a la real asiento en Persépolis. Sí Tole-Ajori es un montículo ovoide 80 metros (260 pies) de largo y 60 metros (200 pies) de ancho, y se cree que es el sitio de un solo edificio grande, aunque su función original es aún desconocido.

Mapa general del bosquejo de la arquitectura estructural de Tol-e Ājori

Croquis general de la arquitectura estructural de Tol-e Ājori ( CAD: P. Callieri y S. Gondet )

«Los restos de ascendencia aqueménida cerca de la aldea Firouzi ha atraído sólo gradualmente intereses de los arqueólogos que estudiaron las áreas que rodean la sede real de localizar la Real Lugar Sagrado en los límites más amplios de la ciudad de casi 100 años,» el arqueólogo Alireza Askari Chavardi dijo Mehr Noticias.

A través de la combinación de las excavaciones y estudios geofísicos, el equipo de investigación ha estado tratando de reconstruir la disposición espacial a través de las 10 hectáreas de sitios arqueológicos cerca de Tale-Ajori, así como los vínculos conceptuales entre la construcción real y los edificios de los alrededores.

«Una de las secciones más importantes de la región inmediatamente lleva a Persépolis es la parte norte-occidental de la sede real que también se llama Complejo Firouzi, en donde los estudios llevados a cabo por las expediciones arqueológicas se han centrado, es donde ahora se encuentra las reliquias de un famoso monumento llamado Tale-Ajori «, dijo Chavardi.

Una sección excavada en Tale-Ajori

Una sección excavada en Tale-Ajori (que significa ‘Ladrillos Hill’). ( financialtribune.com )

«Los hallazgos más importantes de esta temporada de excavaciones son 30 piezas de ladrillos vidriados adornados con imágenes de animales alados, incorporando bestias míticas de elamitas y aqueménidas épocas en la tradición no muy diferente de las tradiciones de Shusha y Mesopotamia en el suroeste de Irán», explicó . «La parte externa y la gran sala de la puerta de esta sección de Parseh están decoradas con ladrillos colorida vidriera, y miles de pedazos de ladrillos».

Persépolis fue fundada por Darío el Grande en el 521 aC, y fue la capital política y religiosa de la dinastía hasta la caída del imperio en el año 331 antes de Cristo. Se encuentra dentro de un gran paisaje urbano de los palacios aqueménidas, monumentos y edificios que se extienden a través de 600 hectáreas. La riqueza del imperio persa fue evidente en todos los aspectos de su construcción. El esplendor de Persépolis, sin embargo, fue de corta duración, como los palacios fueron saqueados y quemados por Alejandro Magno en 331 a 330 aC

Reconstrucción de los jardines y el exterior del palacio de Darío I de Persia en Persépolis

Reconstrucción de los jardines y el exterior del palacio de Darío I de Persia en Persépolis. ( Wikimedia )

Imagen destacada: Antiguo palacio de Persépolis, Irán. Crédito: Ivar Husevåg Døskeland / flickr

Por  abril Holloway

– See more at: http://www.ancient-origins.net/news-history-archaeology/excavations-uncover-large-ancient-gate-2500-year-persepolis-iran-0133233#sthash.83dbvcey.dpuf

Los arqueólogos revelar secretos encontrados en la ciudad de Torn-antigua guerra de Karkemish, Turquía

 

Hitita alivio de la antigua Carquemis representa Kusarikku

Esculturas y ortostatos (grandes piedras verticales) antiguos Impresionantes son sólo algunos de los resultados increíbles que han sido reveladas por los arqueólogos en la ciudad faccioso y antigua de Karkemish (Carquemis), que se encuentra en la frontera entre Turquía y Siria devastada por la guerra, y el noroeste borde de la antigua Mesopotamia. Un sitio de la agitación y la guerra desde la antigüedad, la ciudad ha sido excavada de forma intermitente desde la Primera Guerra Mundial, debido a diversos conflictos, y era un centro de la excavación para los equipos de investigación británicos que incluía explorador TE Lawrence, conocido famosamente como Lawrence de Arabia, en a principios de 1900.

Popular Arqueología informa que fue aquí que «los reyes y conquistadores de la Mitani, hitita, y los imperios neo-asirios establecieron puestos de poder, [y] las fuerzas de Babilonia de Nabucodonosor II derrotaron a las tropas combinadas de Faraón Necao II de Egipto y aliados asirios en la batalla de Carquemis en 605 antes de Cristo »

Alivio ortostato en basalto;  carro de batalla, Carquemis

Alivio ortostato en basalto; carro de batalla, Carquemis, siglo noveno antes de Cristo; Estilo tardío hitita con influencia asiria ( Wikimedia )

La investigación arqueológica ha sido perseguido por la violencia y los enfrentamientos políticos, y la ciudad sigue siendo un escenario de contención de hoy, con algunas áreas del sitio que se está fuera de los límites.

CBC News informa que el palacio del rey Katuwa, que gobernó en el año 900 aC, contenía esculturas espléndidas. Piedra caliza y basalto ortostatos (piedras verticales o losas, como las encontradas en Stonehenge), se han encontrado que representa filas de personas que llevan «regalos de gacela» talladas en la roca oscura. Los restos de palacios, templos, estatuas de basalto, inscripciones jeroglíficas, y 20 metros (65 pies) altos muros defensivos han sido descubiertos en la ciudad durante las excavaciones anteriores.

Un piso de mosaico que se encuentra en el palacio de Sargón II, gobernante asirio en 700 antes de Cristo, refleja el arte y la artesanía del antiguo imperio mesopotámico. El equipo también ha examinado los restantes ruinas de la casa 1911 expedición utilizado por Lawrence de Arabia y el equipo británico.

TE Lawrence Leonard Woolley, director arqueológico, con una losa hitita en el sitio de la excavación en Carquemis

TE Lawrence Leonard Woolley, director arqueológico, con una losa hitita en el sitio de la excavación en Carquemis, cerca de Alepo antes de la Primera Guerra Mundial. ( Wikimedia )

Nicolo Marchetti, director del proyecto en Karkemish, y profesor de la Universidad de Bolonia, encabeza el equipo de Gaziantep y Estambul universidades. Marchetti dijo, «Usted hace sentir una conexión con lo que se ha escrito, con lo que se ha encontrado y, por supuesto, con la gente que estaba aquí», según Fondo del Patrimonio Mundial .

El equipo de excavación ha anunciado sus nuevos hallazgos de Karkemish

El equipo de excavación ha anunciado sus nuevos hallazgos de Karkemish. Crédito: turco-italiano Expedición Arqueológica

El equipo de investigación ha estado llevando a cabo las más extensas excavaciones en casi un siglo, y hay planes para continuar el estudio y la conservación en Karkemish con los objetivos de la apertura de la web a los turistas en el próximo año.

Un alivio detallado y bien conservado de Karkemish

Un alivio detallado y bien conservado de Karkemish ( Wikimedia )

Foto principal: hitita alivio de la antigua Carquemis representa Kusarikku (corridas de hombres híbridos) y ugallu (león-hombres híbridos). Crédito: Wikimedia

Por Liz Leafloor

– See more at: http://www.ancient-origins.net/news-history-archaeology/archaeologists-reveal-secrets-found-ancient-karkemish-turkey-0123232#sthash.HuAfSwPu.dpuf

domi La ‘Nazca’ de Kazajistán: Hallan enigmáticos dibujos de 2.000 a 10.000 años de antigüedad.

 En el norte de Kazajistán, Asia Central, unos arqueólogos han descubierto más de 50 geoglifos de variadas formas y tamaños, incluida una enorme cruz gamada de origen desconocido.

Hallados gracias a Google Earth, estos dibujos, que recuerdan a las famosas líneas de Nazca en Perú, presentan diferentes formas geométricas, como anillos, cuadrados y cruces. Respecto a su tamaño, algunos superan el de un portaaviones moderno y otros tienen de 90 a 400 metros de diámetro, informa el portal Bnews.

Los investigadores de la Universidad Kostanay de Kazajistán, en colaboración con la Universidad de Vilna, Lituania, han examinando los geoglifos, pero por el momento no han podido determinar su función.

«Hoy en día, solo estamos seguros de una cosa: los geoglifos fueron realizados por un pueblo antiguo. Quiénes y con qué propósito lo hicieron sigue siendo un misterio», dijeron los investigadores.

Muchas de las figuras fueron hechas con montículos de tierra, pero la cruz gamada fue realizada utilizando madera. Se estima que tienen entre 2.000 y 10.000 años de antigüedad y que fueron hechos con fines rituales. Es difícil distinguirlos en la tierra, pero pueden verse fácilmente desde el aire.

 

http://alternativa11.blogspot.com.es/2014/09/la-nazca-de-kazajistan-hallan.html#more

domi Martin Lings, la lengua árabe

(…) La primera vez que los Árabes aparecieron en la historia, eran una raza de poetas cuya lengua se encontraba compuesta de una gran variedad de formas métricas, su conversación cotidiana constituyendo casi su única prosa. Poseían una escritura un poco rudimentaria, que sólo algunos de entre ellos conocían, pero preferían en todo caso transmitir sus poemas de manera viva, por la vía oral, aunque es cierto que antes de la llegada del Islam, eran los más ilustrados de todos los pueblos semitas. Eso explica sin duda, al menos en parte, porque su lengua se ha conservado tan bien: si bien el examen linguístico muestra que ella es una degradación de una lengua todavía más arcaica, es decir aún más compleja y más rica en sonoridades, el árabe era aún, 600 años d. de J.C, más arcaica en su forma y por ende más cercana a la «lengua de sem» que el hebreo hablado por Moises cerca de 2000 años antes. Fue el Islam, o más bien la necesidad de consignar cada sílaba del Corán con una perfecta exactitud, que obligó a los Árabes del siglo VII a aprender a leer y a escribir; pero, al mismo tiempo, el Coran impuso su propia lengua arcaica como modelo, y debido a que debe ser aprendido de memoria y recitado lo más seguido posible, el efecto perjudicial de la alfabetización a sido neutralizado por la presencia perpetua del árabe coránico en el lenguaje. Una ciencia especial fue rápidamente elaborada a fin de anotar y preservar la exacta pronunciación; la degradación de la lengua fue igualmente evitada por los esfuerzos sostenidos de los musulmanes en el curso de los siglos, quienes se obligaron a hablar bajo el modelo de su Profeta.

La consecuencia de todo esto es que su lengua se encuentra todavía viva hoy en día. Los dialectos se han inevitablemente formado en el curso del tiempo por la omisión de sílabas, la fusión de sonidos diferentes en uno sólo, y por otras simplificaciones; y esos dialectos, que varían de un pais árabe a otro, son empleados normalmente en la conversación. Pero la menor ocasión entraña inmediatamente el retorno a la majestad y a la sonoridad no disminuída del árabe clásico a la que se reviene a veces espontáneamente, en la conversación igualmente, cuando sentimos que tenemos alguna cosa realmente importante que decir. Por otro lado, el pequeño número que, por principio, se niega rotundamente a hablar la lengua corriente es susceptible de encontrarse frente a un dilema: o se abstienen completamente de participar en una «conversación ordinaria», o corren el riesgo de generar un efecto incongruente. La habladuría fútil, es decir la expresión rápida de pensamientos irreflexivos, a debido ser algo casi relativamente desconocido para el pasado, pues es algo a lo que las lenguas antiguas no se prestan: si los hombres pensaban con más facilidad y se aplicaban más a componer sus pensamientos, se aplicaban más también ciertamente a expresarlos. Es lo mismo para el sánscrito como para el árabe; cada uno, con su maravillosa variedad de consonánticos, nos conduce a esta conclusión: hace mucho tiempo, los órganos humanos del oído y de la articulación eran más finos y delicados que ahora; y eso está corroborado también por un estudio de la música antigua hecha de sutileza rítmica y melódica.

http://urizen1982.blogspot.com.es/

domi LA EMOCIONANTE HISTORIA DEL DESCUBRIMIENTO DE PETRA

El viajero, arqueólogo y espía suizo Johann Ludwig Burckhardt fue el primer europeo que consiguió llegar a las ruinas de esta ciudad, en agosto de 1812, acompañado por un guía. Corría un peligro enorme porque estaba prohibido a los europeos deambular por estas zonas, y tuvo que viajar disfrazado como un local. Tampoco pudo parar a tomar notas o apuntes, pero constató que esas magníficas ruinas de un templo excavado en la roca rosada, al final de un desfiladero, correspondían a la antigua capital de los nabateos. El descubrimiento de Petra es una de las historias más apasionantes de exploración y arqueología. Hoy Petra es un destino imprescindible para cualquier viajero, con imágenes tan sorprendentes como su Tesoro, el Templo Central, el teatro romano y los desfiladeros que permiten acceder a la vista más impresionante de la ciudad roja esculpida en Petra.

 

Durante siglos fue un misterio y toda una leyenda. Los habitantes locales de esta zona del desierto jordano rodearon de leyendas la mítica ciudad de los nabateos, probablemente para preservar sus rutas caravaneras y que nadie se atreviera a llegar hasta allí. Fue un suizo, Johann Ludwig Burckhardt, el primer europeo capaz de infiltrarse en esas rutas para comprobar qué había de cierto.  Viajó en una caravana por el territorio de la actual Jordania disfrazado de árabe y bajo la falsa identidad del jeque Ibrahim ibn Abdallah, como parte de sus actividades científicas para la Asociación para la Promoción del Descubrimiento de las Partes Interiores de África. Este organismo en realidad se trataba de una organización que servía como tapadera a sus trabajos para el Foreign Office británico.
Nacido en Lausana en 1784, Bruckhardt era un hombre de una sólida cultura. Hablaba varios idiomas, entre ellos el árabe, lo que le permitía viajar por tierras especialmente peligrosas para los cristianos. Con la excusa de querer ofrecer un sacrificio en la tumba del profeta Aarón, consiguió separarse de la caravana en compañía de su guía y llegó a contemplar las ruinas de Petra, convirtiéndose en el primer occidental que lo hacía en los últimos seiscientos años. Para no despertar las sospechas de los habitantes del lugar, tuvo que ser discreto y pasar de largo, sin tomar apuntes ni dibujos del lugar, pero se fijó en cada detalle y, a pesar de que prometió a los guías no revelar el secreto,  cinco años después de su muerte, en 1822, se publicaron sus recuerdos de aquel lugar extraordinario excavado en la piedra rosa del desierto jordano.
En años siguientes a Petra llegaron otros muchos aventureros europeos, entre ellos el famoso dibujante escocés David Roberts, que llevaron a Europa más noticias y las primeras imágenes, en forma de dibujos y grabados, de la misteriosa ciudad rosada de los nabateos.

En la guía Lonely Planet y geoPlaneta de Jordania se destacan 5 experiencias que nadie debería perderse:

 –  Viajar a través de la historia por el sinuoso Siq, la sima de escarpadas paredes que conduce a una antigua civilización.
–  Admirar los primeros rayos del sol sobre las columnas del Tesoro, un sublime espectáculo al final del Siq.
–  Ascender en procesión al Altar de los Sacrificios, tomar un té con los beduinos y volver al valle por un jardín de flores silvestres.
–  Buscar espíritus en las Tumbas Reales, un paseo entre nichos con los colores del arco iris.
–  Peregrinar al Monasterio y observar la luz del atardecer sobre las piedras gastadas por el tiempo.
–  Deslizarse entre las sombras del Siq siguiendo la música y la luz de las velas con el circuito Petra by Night. Parte del centro de visitantes a las 20.30 h los lunes, miércoles y jueves y dura dos horas. El atractivo de los cuentacuentos beduinos depende del humor del artista. Las entradas se pueden comprar en el centro de visitantes de Petra antes de las 17.00 h.

http://www.lonelyplanet.es/noticia-la-emocionante-historia-del-descubrimiento-de-petra-26.html

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=sQHVnqdQFrg[/youtube]

Irán: Descubren una tubería de 5.000 años de antigüedad

Un sistema de agua de 5.000 años de edad, con una pequeña piscina y una tubería de barro ha sido descubierto durante las excavaciones en el sitio histórico antiguo de Farash, en la zona del embalse de la presa Seimareh, en el este de Irán, informa TIP News.

Ahora el equipo planea guardar antiguos artefactos y recopilar la información sobre los lugares antiguos que están sumergidos por el embalse de la presa, que entró en funcionamiento a principios de marzo.

http://actualidad.rt.com/ultima_hora/view/141729-iran-descubrir-tuberia-anos-antig%C3%BCedad

Gran monumento de 5.000 años de antigüedad dedicada a Dios Luna encontrado cerca del Mar de Galilea –

Los arqueólogos han descubierto un enorme 5.000 años de antigüedad monumento de piedra con forma de luna creciente, cerca del Mar de Galilea, en lo que hoy es Israel, de acuerdo con un informe en Live Science . Su forma de media luna, y el hecho de que está ubicado al lado de un antiguo pueblo llamado Bet Yerah (‘casa del dios de la luna’), que lleva a los investigadores a sugerir que la estructura fue dedicada al dios de la luna, Sin, aunque su función real es desconocida .

El monumento se encuentra a unos 13 kilómetros al noroeste del Mar de Galilea y aproximadamente 29 kilómetros de la ciudad de Bet Yerah. Consiste en un enorme montículo con forma de media luna de piedras que miden alrededor de 150 metros de largo, 7 metros de altura, y con un volumen de alrededor de 14.000 metros cúbicos. Se ha estimado que una estructura de este tipo habría tomado alrededor de 200 trabajadores de más de 5 meses para construir.

El equipo de investigación ha sido capaz hasta la fecha aproximadamente el sitio a entre 3050 aC y 2650 aC, basado en la cerámica encontrada en la estructura. Pero aparte de la cerámica, no hay otros artefactos o restos de los edificios se han encontrado en sus alrededores, por lo que parece ser un monumento de pie totalmente libre.

Ido Wachtel, un estudiante de doctorado en la Universidad Hebrea de Jerusalén, dijo a Live Science que la forma de media luna que se destaca en el paisaje y puede haber tenido una importancia simbólica como un monumento dedicado a la antigua Mesopotamia Dios Luna Sin nombre, o de otra manera Nanna. –

Alrededor de 8 millas (13 kilómetros) al noroeste del Mar de Galilea, un monumento en forma de medialuna recién identificado fue construido hace unos 5.000 años.

Nanna es una deidad sumeria, el hijo de Enlil y Ninlil, y se identificó con semita Sin. Las dos plazas principales de la / el culto de Sin Nanna fueron Ur en el sur de Mesopotamia y Harran, en el norte. La luna semítico dios Sin era originalmente una deidad separada del sumerio Nanna, pero a partir de la época del Imperio acadio los dos se fusionaron en un solo Dios.

El pecado fue designado comúnmente como En-zu, que significa «señor de la sabiduría». Durante el período (BC c.2600-2400) que Ur ejercido una gran medida de supremacía sobre el valle del Éufrates, Sin era considerado naturalmente como la cabeza del panteón – referencias se pueden encontrar nombrando Sin el «padre de los dioses», » jefe de los dioses «, y» creador de todas las cosas «. La sabiduría personificada por el dios-luna es una expresión de la ciencia de la astronomía, en el que la observación de las fases de la Luna es un factor importante. –

El dios de la luna, Sin. Fuente de la imagen .

Otra evidencia que apoya su conexión con el dios de la luna es el hecho de que la ciudad más cercana es el antiguo asentamiento de Bet Yerah, cuyo nombre también está conectado con el dios de la luna. Sin embargo, es incierto si la ciudad realmente dio este nombre hace 5.000 años.

Ocupado en toda la Edad del Bronce y de forma esporádica en los últimos tiempos, incluyendo el período persa (c 450 aC) hasta el período islámico temprano (c 1000 dC), Bet Yerah era una gran ciudad fortificada en el comienzo del tercer milenio antes de Cristo. Sus habitantes comerciaban con los primeros reyes de Egipto, como se ve desde varios artefactos, incluyendo una jarra con una inscripción jeroglífica. La ciudad se extiende por un área de más de 50 hectáreas-una de las más grandes en el Levante. –

Antigua ciudad de Bet Yerah. Fuente de la imagen .

Aunque los arqueólogos han especulado sobre diversas funciones del monumento recién descubierto, por ejemplo, el marcado posesión, afirmando los derechos sobre los recursos naturales, o la identificación de la frontera del territorio de apuesta de Yerah, la realidad es que el verdadero significado y propósito del monumento sigue siendo desconocido.

Imagen destacada: El monumento de media luna fue construido con cerca de 14.000 metros cúbicos (casi 500.000 pies cúbicos) de piedra. Crédito: Ido Wachtel Por  abril Holloway –

http://www.ancient-origins.net/news-history-archaeology/massive-5000-year-old-monument-dedicated-moon-god-found-near-sea-galilee#sthash.qs38GBpD.dpuf

Trove of Wine antiguo encontrado en la Edad de Bronce cananea Palacio podría combatir el cáncer –

El año pasado, los arqueólogos descubrieron un enorme tesoro de los tanques de almacenamiento en un palacio de 6.000 metros cuadrados la Edad de Bronce en Tel Kabri, situado en lo que hoy es Israel. Conocido por ser la más grande bodega de ser descubierto nunca, sino que también es la conocida bodega más antigua dentro de la conocida Oriente, que se remonta a entre 3.600 y 3.900 años. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista PLOS ONE ha revelado los resultados de un análisis realizado sobre los residuos se encuentra dentro de los frascos, apareciendo los biomarcadores de vino, así como una compleja mezcla de aditivos a base de hierbas. De acuerdo con un artículo publicado en Space News J , antiguas bebidas alcohólicas han demostrado potencial en la lucha contra tanto de pulmón y el cáncer de colon.

El análisis de residuos orgánicos mediante espectrometría de masas reveló que la bebida incluye ingredientes y aditivos, tales como la miel, resina de estoraque, terebinto resina, tartárico y el ácido siríngico, aceite de cedro, Cyperus, enebro, y, posiblemente, la menta, el mirto y la canela.

«Esto no fue Moonshine que alguien se estaba gestando en su sótano, echando un vistazo a las mediciones. Receta de este vino fue seguido estrictamente en todas y cada frasco «, dijo químico de la Universidad de Brandeis Andrew Koh. Los investigadores sugieren que los seres humanos en el momento tenían un sofisticado conocimiento de las plantas y las habilidades necesarias para producir una bebida compleja que equilibra la conservación, la palatabilidad y psicoactividad.

Bodega en Tel Kabri. Crédito: Prof. Eric H. Cline y el Tel Kabri excavación. Desde el momento en que se descubrieron las primeras bebidas alcohólicas, el hombre ha utilizado como una medicina. Aparte de la eliminación de tensiones, relaja la naturaleza que tiene el alcohol en el cuerpo y la mente, el alcohol es un antiséptico y en dosis más altas tiene efectos anestesiar. Pero es una combinación de alcohol y productos vegetales naturales, lo que crea un medicamento mucho más eficaz y se ha utilizado como tal durante miles de años. Es el origen de las más famosas tostadas, «Bebamos a la salud», que existe en muchos idiomas en todo el mundo.

Profesor Patrick McGovern, director científico del Proyecto de Arqueología Biomolecular de cocina de la Universidad de Pensilvania Museo, ha pasado las últimas dos décadas investigando cómo antiguas bebidas alcohólicas pueden ser utilizados en la lucha contra las enfermedades de hoy en día, como el cáncer. Su investigación ha demostrado que estos antiguos alcoholes muestran una actividad significativa contra el cáncer. En particular, la investigación del Profesor McGovern ha encontrado que ciertos aditivos en estas antiguas bebidas alcohólicas han demostrado actividad positiva contra el de pulmón y el cáncer de colon, y su plan para el futuro es que se prueba contra el cáncer de pulmón en modelos animales.

A través de diferentes campos de la actividad científica que se unen, el descubrimiento de los vasos de vino en Tel Kabri no sólo arroja luz sobre la antigua producción de vino y de las prácticas sociales palaciegos de la época, también tiene el potencial para ayudar en futuras prácticas médicas.

Imagen destacada: cananea Bodega descubierto en Tel Kabri. Crédito: Prof. Eric H. Cline y el Tel Kabri excavación. Por  abril Holloway – See more at: http://www.ancient-origins.net/news-history-archaeology/trove-ancient-wine-found-bronze-age-canaanite-palace-fight-cancer-102020#sthash.v1dq3EW3.dpuf