Archivos de la categoría Calentamiento global?-CLIMATOLOGÍA

Prepárate para un invierno húmedo y cálido gracias a un segundo fenómeno La Niña

Imagen: NOAA.

Por segunda vez en apenas dos años, La Niña se ha formado justo a tiempo para cambiar por completo el clima de invierno en todo el mundo.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) anunció que La Niña ha comenzado, después de analizas las temperaturas oceánicas registradas en el mes de octubre y calcular los números para esta temporada. El fenómeno podría traer consigo una gran cantidad de impactos climáticos en todo el globo, desde nieve en el noroeste del país hasta calentar al Sur durante la primavera.

Los expertos declaran la llegada de La Niña cuando las temperaturas en el Pacífico Tropical oriental bajan 0,5 grados Celsius o más de lo que es normal en la región, la cual es conocida como NINO3.4. Esas aguas más frías tienen una influencia considerable en la atmósfera, al disminuir la evaporación en los trópicos, lo que hace que cambie el clima en todo el mundo. Básicamente, es una máquina de Rube Goldberg planetaria.

El último componente que ha hecho a los expertos decir que la llegada de La Niña es oficial, es que los científicos se sienten seguros de que esas condiciones se mantendrán durante las próximas temporadas, las cuales se miden en promedio de tres meses.

La declaración de La Niña te sorprenderá si has seguido las predicciones de clima durante todo el verano. Tanto la NOAA como el Instituto Internacional de Investigación del Clima y la Sociedad se habían mantenido optimistas con respecto a que existirían condiciones de clima neutrales tanto en otoño como en invierno.

Pero las cosas comenzaron a cambiar en septiembre.

“El mes pasado cuando realizábamos nuestros análisis, aunque la atmósfera mostraba respuestas similares a las de La Niña, las temperaturas oceánicaseran un poco más volátiles, lo que generaba cierta incertidumbre”, comentó Tom DiLiberto a Earther, meteorólogo del NOAA. “No obstante, esto parece haberse calmado un poco”.

Sigue leyendo Prepárate para un invierno húmedo y cálido gracias a un segundo fenómeno La Niña

¿Qué cambio climático? Un supervolcán podría estar detrás del deshielo antártico

Los científicos revelan una fuente de calor geotérmica conocida como plumas mantélicas bajo la superficie de la Antártida.

El descubrimiento, hecho por los investigadores de la NASA, podría explicar por qué la capa de hielo se ha estado derritiendo progresivamente y también podría ser un factor contribuyente de la inestabilidad de la capa de hielo de hoy.

Foto de satélite de la Antártida

Esta pluma mantélica produce casi tanto calor como el supervolcán de Yellowstone y parece estar derritiendo parte de la Antártida Occidental desde abajo.

Las plumas mantélicas llevan el material caliente hacia arriba desde el interior de la Tierra y proporcionan magma para las erupciones volcánicas. El área sobre la pluma se conoce como punto caliente.

Los investigadores Helene Seroussi y Erik Ivins de la NASA han creado un modelo de áreas de derretimiento y congelación debajo del hielo en la región.

Un iceberg en la Antártida (imagen referencial)
© SPUTNIK/ V. CHISTYAKOV

Su modelo mostró la existencia de una pluma de magma bombeando alrededor de 150 milivatios de calor por metro cuadrado hasta la superficie en la Antártida Occidental. Llega a la cima a 180 milivatios por metro cuadrado en un área donde puede producirse una grieta en la corteza. A modo de comparación, Yellowstone obtiene unos 200 milivatios de calor por metro cuadrado.

Según la NASA, la pluma mantélica en la región de la Tierra Marie Byrd se formó entre hace 50 y 110 millones de años. Esto fue antes de que la capa de hielo de la Antártida Occidental se hiciera visible.

Hace alrededor de 11.000 años, la capa de hielo sufrió una brusca pérdida de hielo cuando hubo cambios en los patrones climáticos globales. Algunos expertos creen que fue la pluma mantélica un factor importante en el comportamiento —en particular, el rápido declive— de la capa de hielo de la Antártida.

https://mundo.sputniknews.com/ciencia/201711101073863824-plumas-mantelicas-lava-magma/

El calentamiento global está alterando las corrientes oceánicas y las consecuencias serán aterradoras

Nos adentramos en terreno desconocido con esto, reconocen los científicos, porque se trata de un cambio de tal magnitud que aunque podemos predecir que no será agradable, es difícil saber exactamente lo que va a pasar.

Ese cambio es la alteración de las corrientes oceánicas que mueven el agua y con ello distribuyen por todo nuestro planeta el calor y la humedad que dan forma al clima. Si las corrientes cambian o se detienen… Bueno, desde luego no será un cambio suave y tranquilo, de eso podemos estar seguros.

Si las corrientes cambian o se detienen… No será un cambio suave y tranquilo, de eso podemos estar seguros

Científicos de la Universidad de Southhampton llevan una temporada mirando con preocupación a lacirculación de retorno meridional atlántica (AMOC), una de las principales implicadas en el movimiento de las aguas oceánicas a nivel global, y lo que han visto, publicado en la revista Nature, es más que preocupante.

¿Qué es la AMOC y por qué es importante?

Empecemos por explicar que la AMOC, una de las principales corrientes oceánicas del Atlántico y del mundo, se encarga detransportar agua cálida y en dirección norte, desde el trópico hacia Groenlandia. Por el camino y una vez allí el agua se enfría, se hace más densa y desciende, debido a que su densidad es mayor que la del agua que la rodea. Una vez abajo, vuelve a circular hacia el sur, de vuelta al trópico, por la base del océano.

En este proceso se distribuye el agua, pero también es una de las formas más eficaces que tiene la Tierra para redistribuir el calor desde los trópicos hacia el norte: el agua cálida que circula hacia el polo norte libera parte de su calor a la atmósfera, jugando así un papel clave en el clima que disfrutamos los países del Atlántico Norte.

El calentamiento global afecta a este proceso porque dificulta que el agua traspase su calor a la atmósfera

El calentamiento global afecta a este procesoporque dificulta que el agua traspase su calor a la atmósfera y por tanto se enfríe, se hunda y vuelva hacia el trópico.

La AMOC es más delicada de lo que creíamos

La mayoría de las proyecciones climáticas utilizadas hasta hace poco suponían que esa corriente se podía debilitar, pero seguiría existiendo aun incluso cuando las temperaturas sigan ascendiendo de forma constante. Wei Liu, científico climático de la Universidad de Yale, cree que esos modelos sobreestiman la estabilidad de la AMOC.

Liu sugiere que esos modelos no recogen de forma precisa cuánta agua dulce (o ligeramente menos salada) entra y sale del Atlántico. El agua dulce dificulta el movimiento de estas corrientes porque es menos densa y no se hunde con facilidad. Si hay demasiada, se puede frenar el movimiento que mantiene la AMOC en marcha. “Así que es importante que los modelos calculen bien cómo el agua dulce sale y entra del océano. Y no lo hacen”.

Sigue leyendo El calentamiento global está alterando las corrientes oceánicas y las consecuencias serán aterradoras

Aida. ¿Bienvenidos a la era de hielo?

fuente/mundo.sputniknews.com
¿Bienvenidos a la era de hielo?
Científicos revelaron que la ‘hibernación’ solar podría desencadenar eventos catastróficos muy pronto, incluida una nueva era de hielo, informa Sunday Express.
ras registrar cambios preocupantes en la superficie del Sol, un equipo de expertos del Centro de Investigaciones Científicas y Espaciales de Florida advirtió que enormes eventos sísmicos, como erupciones volcánicas, caída de temperaturas y desestabilización de la corteza terrestre se volverán cada vez más comunes. De esta manera, calculan que dentro de 4 años comenzará ese nuevo período y se podrían necesitar hasta 15 años más para que la actividad solar regrese a su estado normal.
La aparición de manchas solares —indicador de la actividad solar— ha estado disminuyendo a un ritmo mayor que en cualquier otro momento en la historia. Además, por el momento, el Sol se encuentra sin manchas por primera vez en cinco años tras un período de 21 días de actividad mínima observada a lo largo de 2016.
Se cree que este fenómeno podría causar terremotos y temperaturas muy bajas en Europa, América del Norte y partes del hemisferio sur como Nueza Zelanda y algunas regiones de América del Sur.
El experto del grupo de pronósticos meteorológicos WeatherAction, Piers Corbyn, indicó que la Tierra se enfrentará a una nueva era de hielo de tan solo 15 años pero con consecuencias devastadoras.
“Anticipamos que las temperaturas bajarán, lo que acarreará la congelación del agua en el océano y grandes acumulaciones del hielo en las costas de Europa —esperamos una mini era glacial—”, dijo.
Asimismo, explicó que el vínculo entre los grandes cambios en la actividad solar y los terremotos es la reducción de la fuerza de los campos magnéticos alrededor de nuestro planeta.
No obstante, los investigadores apuntaron que mientras la actividad solar mínima podría aumentar las posibilidades de los inviernos fríos, es poco probable que sea capaz de frenar el calentamiento global.

fuente/mundo.sputniknews.com

2016 se encamina a batir de nuevo el récord de temperatura del planeta

Más de 400 muertos en Haití por el huracán Matthew
Consecuencias del huracán Matthew en Haití. EFE

“Otro año, otro récord”. 2016 se encamina sin remedio a ser el nuevo año más caluroso y llevar el calentamiento global a 1,2ºC. Así ha resumido este lunes la situación climática el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) Petteri Taalas en la Conferencia del Clima en Marrakech.

Entre enero y septiembre, los termómetros científicos han constatado un aumento de 0,88ºC por encima de la media. El fenómeno de El Niño ha contribuido a calentar la Tierra, según indica la OMM, pero, una vez pasado, las mediciones indican que se está “en la senda para ser el año más cálido. Esto haría que 16 de los 17 récords se hayan batido en el siglo XXI”.

“Debido al cambio climático, la frecuencia y consecuencias de fenómenos meteorológicos extremos ha crecido. Olas de calor e inundaciones se han convertido en más habituales. El aumento del nivel del mar ha incrementado la exposición a tormentas y ciclones tropicales”, ha comentado Taalas. De hecho,  el fenómeno más mortífero en lo que va de 2016 ha sido el huracán Matthew.

Una vez pasado El Niño, el cambio climático ha continuado con su escalada de temperaturas en el presente curso. Los datos recopilados por la organización muestran que en partes de la Rusia ártica las temperaturas han estado entre seis y siete grados por encima de la media. “Estábamos acostumbrados a medir los picos de calor en fracciones de grado. Ahora es diferente”.

Indicadores a largo plazo

Más allá de la temperatura global, la OMM ha comprobado también calor excesivo en los océanos –en parte como consecuencia de El Niño–. “Estro contribuye significativamente al blanqueamiento de la Gran Barrera de Coral”, explican. Además, el nivel del mar subió significativamente hasta febrero de este año (15 milímetros de manera global). La misma tendencia preocupante  ha presentado la capa de hielo ártico, marcando récords para su mínima y máxima extensión así como en la fecha más temprana para el comienzo del deshielo.

Además, las observaciones apuntan a que la concentración de gases de efecto invernadero también se han instalado en la cúspide de la gráfica. El umbral de las 400 partes por millón (ppm) se rebasó en 2015 pero para este año esa marca se ha convertido en habitual. Una estación surafricana marcó una media para todo agosto de 406 ppm. En mayo de 2016 se llegó al registro más alto nunca visto para un mes: 407 ppm. Otra medición en Hawaii situó la concentración semanal en 402 ya rebasado octubre.

¿Congelación global? Se avecina una mini edad de hielo de consecuencias devastadoras

https://actualidad.rt.com/

El meteorólogo y astrofísico británico Piers Corbyn vaticina que la Tierra se enfrentará en los próximos años a una mini edad de hielo que tendrá consecuencias devastadoras para el planeta, informa el diario británico ‘Express‘.

Recientes estudios apuntan que la actividad solar está disminuyendo a un ritmo más rápido que en cualquier otro momento de la historia. Los científicos prevén que esta tendencia continúe durante los próximos cuatro años, alcanzando un mínimo entre 2019 y 2020, y que tendrán que pasar hasta 15 años para que el sol vuelva a tener una actividad normal.

“Nos encontramos ante un declive de la actividad solar y estamos dirigiéndonos hacia un período de más inactividad. Esto puede causar un cambio en las corrientes en chorro de la atmósfera y que se desplacen hacia el sur, provocando que se enfríen las latitudes templadas, en donde se encuentran Europa, Reino Unido y América del Norte”, ha alertado el experto.

La peor extinción desde los dinosaurios: casi el 70% de los animales salvajes desaparecerá para 2020

Corbyn indica que, como consecuencia, “las temperaturas bajarán, lo que conducirá a la congelación del agua del océano y a la formación de hielo en las costas de Europa”. “Esperamos que se produzca una mini era glacial”, afirma.

Devastadores terremotos

El meteorólogo ha destacado que existe un vínculo entre estos grandes cambios en la actividad solar y la aparición de fuertes terremotos debido a una reducción en la fuerza de los campos magnéticos que hay alrededor de la Tierra. Según él, “Japón, EE.UU., Filipinas y las regiones propensas a los terremotos de Oriente Medio y Asia están a punto de ponerse en alerta máxima“.

Una menor cantidad de llamaradas solares se asocia con un período de menor atracción magnética sobre la superficie de la Tierra, lo cual detiene el movimiento de las placas tectónicas y provoca que una enorme presión se acumule por debajo de la cortezaterrestre. El resultado de esto, explica Corbyn, es parecido a una olla a presión en la que cualquier movimiento leve es capaz de desencadenar un terremoto masivo.

Bombas de tiempo en los Andes: los 25 lagos glaciares que podrían causar “inundaciones catastróficas” en Bolivia

http://trendingtopics.mx/news/68607/bombas-de-tiempo-en-los-andes-los-25-lagos-glaciares-que-podrian-causar-inundaciones-catastroficas-en-bolivia

Lago glaciar cerca de las localidades de Pelechuco y Agua Blanca, en la región de Apolobamba en el norte de BoliviaImage copyrightSIMON COOK
Image captionLago glaciar cerca de las localidades de Pelechuco y Agua Blanca, en la región de Apolobamba en el norte de Bolivia. Los glaciares bolivianos se han reducido en un 43% desde mediados de los 80.

Los glaciares en Bolivia se redujeron dramáticamente y esto no sólo podría causar problemas de escasez de agua en La Paz y otras ciudades en el futuro.

También está creando potenciales bombas de tiempo, de acuerdo a un nuevo estudio.

Los glaciares en el país andino disminuyeron su superficie debido al cambio climático en un 43% desde mediados de los 80, según el estudio liderado por el glaciólogo Simon Cook, de la Universidad Metropolitana de Manchester, en Inglaterra.

Y el retroceso de los glaciares está dejando a su paso lagos o lagunas que podrían desbordarse con consecuencias catastróficas, afirma el investigador británico.

El equipo dirigido por Cook identificó, por primera vez, 25 lagos glaciares potencialmente peligrosos, ya que su aumento de nivel podría causar inundaciones con un grave impacto en poblaciones locales.

Otros países ya están respondiendo a amenazas similares con medidas prácticas, como el drenaje manual de lagos glaciales. Así lo ha hecho Perú y así lo hizo recientemente Nepal.

En el caso de Bolivia, se trata de “un problema urgente y la población y el gobierno deben actuar”, dijo Cook a BBC Mundo.

Ya ocurrió en 2009

¿Cómo han llegado estos lagos glaciares a convertirse en una amenaza?

Lago glaciar cerca de las localidades de Pelechuco y Agua Blanca, en la región de Apolobamba en el norte de BoliviaImage copyrightSIMON COOK
Image captionEl retroceso de los glaciares deja a su paso lagos que podrían desbordarse.

“Los glaciares son grandes erosionadores, es como si dieran mordiscos o dentelladas al terreno“, explicó el glaciólogo británico.

“El problema es que cuando se retiran, esas hondonadas que han tallado debajo de sí mismos en la tierra se llenan de agua. Y si se produce una avalancha de rocas, nieve y hielo hacia esos lagos, el efecto sería similar a cuando nos zambullimos de golpe en una piscina y se produce una gran ola que desborda., agregó.

“El agua fluirá hacia abajo inundando pueblos e infraestructura”.

Algo similar ya ocurrió en Bolivia en 2009, cuando una laguna glaciar en la región de Apolobamba se desbordó arrasando cultivos, destruyendo caminos, matando ganado y dejando aislado al poblado de Keara durante meses.

Los 25 lagos

Cook, que trabajó con colegas británicos de la Universidad de Oxford y con Dirk Hoffmann, ciudadano alemán residente en Bolivia y fundador del Instituto Boliviano de la Montaña*, le explicó a BBC Mundo los criterios que emplearon para determinar la peligrosidad.

Lago glaciar cerca de las localidades de Pelechuco y Agua Blanca, en la región de Apolobamba en el norte de BoliviaImage copyrightSIMON COOK
Image captionEl estudio fue realizado con datos satelitales de Landsat y observaciones en el terreno.

Para que sea considerado una potencial amenaza, el lago debe, en primer lugar, “estar arriba de poblados o infraestructura, es decir, representar un riesgo para seres humanos”.

En segundo lugar, debe estar cerca de una ladera empinada desde donde podrían caer rocas o hielo o nieve hacia el lago.

Y en tercer lugar, el tamaño del lago debe ser tal que podría causar una inundación considerable.

El estudio identifica un caso especialmente preocupante, Laguna Glaciar, sobre las comunidades de Cotaña y Sorata al norte de la Cordillera Real.

“La principal razón es que el lago ha aumentado de tamaño significativamente en las últimas tres décadas y ahora tiene casi un km de largo. Es uno de los mayores incluidos en el estudio”.

El estudio fue publicado recientemente en The Cryosphere, publicación de la Unión de Geociencias Europea.

En el enlace ubicado al pie de esta nota, puede verse la lista completa de 25 lagos, que incluye Apolobamba-Puina, Apolobamba-Taypi Cayuma, Cordillera Real-Rinconada, Laguna Arkhata-Mururata y Tres Cruces-Laguna Huallatani. Un suplemento que forma parte del estudio contiene las indicaciones para ubicar cada lago en Google Earth.

Drenaje manual

¿Qué podría hacer Bolivia para evitar el desbordamiento de lagos glaciares?

Cook aclara que su trabajo se centra en el estudio científico de los glaciares, pero opina que Bolivia podría “extraer algunas lecciones de su vecino Perú, donde han drenado manualmente algunos de esos lagos o han realizado obras de ingeniería para fortalecer represas y contener el agua o regular su profundidad”.

Ejército de Nepal drenando el lago glacial ImjaImage copyrightDEPTO DE HIDROLOGÍA Y METEOROLOGÍA DE NEPAL
Image captionEn Nepal, el ejército trabajó durante meses creando canales para drenar el lago glacial Imja, ante el riesgo de inundaciones.
Trabajadores en Nepal colocando una malla en la ladera de una montaña para evitar el deslizamiento de rocasImage copyrightDEPTO DE HIDROLOGÍA Y METEOROLOGÍA DE NEPAL
Image captionEl trabajo de contención en Nepal fue realizado en condiciones extremas.

Algunos de los lagos donde se han tomado acciones son Arhueycocha, Laguna Llaca y Lago Hualcacocha, señaló el científico británico.

Y esta semana precisamente el gobierno de Nepal anunció que su ejército había finalizado el drenaje manual del lago glacial Imja, a unos 5.000 metros de altura, que amenazaba inundar poblaciones montaña abajo y arrasar con infraestructura.

Muchos de esos lagos glaciares en Nepal se están llenando rápidamente debido al derretimiento acelerado de los glaciares por el calentamiento global.

El ejército en el país asiático logró bajar el nivel del lago Imja unos 3,4 metros tras meses de trabajo. La profundidad del lago llega a 149 metros en algunos puntos.

Y aún antes de realizar obras de ingeniería o drenajes, un primer paso sería informar a la población sobre el riesgo que representan algunos lagos glaciares, según Cook.

Escasez de agua

La reducción de los glaciares en Bolivia también podría afectar la disponibilidad de agua, de acuerdo al estudio.

“No es mi intención causar temores innecesariamente. Pero grandes ciudades como La Paz obtienen una parte importante de su agua de los glaciares”.

  • “También hay otras fuentes como el agua subterránea o la precipitación, pero el uso de agua de glaciares aumenta de un 15% del total a un 30% entre mayo y octubre“.

El estudio señala que los glaciares se verán “severamente disminuidos” a fines de siglo.

“Si desaparecen, ese tercio del agua de La Paz que proporcionaban los glaciares deberá venir de otra fuente”, señaló Cook.

“La realidad es bastante dura”

Para determinar los cambios en los glaciares, Cook usó datos de satélite de Landsat y observaciones sobre el terreno.

“Las imágenes satelitales cubren un período desde mediados de los 80 a la actualidad. Son imágenes que están disponibles y muchos bajan del sitio del Servicio Geológico de Estados Unidos”.

Lago glaciar cerca de las localidades de Pelechuco y Agua Blanca, en la región de Apolobamba en el norte de BoliviaImage copyrightSIMON COOK
Image captionEl uso de agua de glaciares en La Paz aumenta de un 15% de las fuentes totales de agua a un 30% entre mayo y octubre, según el estudio.

El próximo paso para Cook es determinar no sólo los cambios en el área de los glaciares sino en su volumen.

“Y estamos trabajando en modelos matemáticos de las inundaciones que podrían producirse por el desbordamiento de lagos glaciares”.

Cook cree que es crucial estudiar en mayor profundidad la situación de los glaciares y la amenaza de los lagos glaciares en Bolivia.

“Hay muchas distracciones en las noticias. Incluso durante la campaña electoral en Estados Unidos el cambio climático no figuró, aunque es probablemente el principal problema que enfrenta el mundo en estos momentos”.

“Creo que la realidad es bastante dura. Tenemos una de las principales ciudades de América Latina, La Paz, que podría tener dificultades para satisfacer sus necesidades de agua en este siglo”.

 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cardiff ha resuelto el antiguo enigma sobre por qué las glaciaciones se producen cada 100.000 años.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/

Flickr / Smudge 9000

Durante millones de años, las edades de hielo en la Tierra se han ido sucediendo cada 40.000 años. Sin embargo, a partir de un momento en la historia de nuestro planeta -que se conoce como la Transición del Pleistoceno Medio- esa frecuencia disminuyó, y desde hace aproximadamente un millon de años las edades de hielo ocurren cada 100.000 años. Ni meteorólogos ni geólogos han podido averiguar por qué, así que este fenómeno ha pasado a ser conocido en la comunidad científica como “el problema de los 100.000 años”.

Sin embargo, un nuevo estudio, publicado en la revista Geology, podría haber encontrado la respuesta, o al menos haber dado con una hipótesis plausible al fin. Un equipo de la Universidad de Cardiff, liderado por la profesora Carrie Lear, ha descubierto que la manera en que los océanos absorben y almacenan el dióxido de carbono podría estar directamente relacionado con esta ralentización del ritmo de glaciaciones.

El trabajo de los científicos, basado en el análisis de la composición química de fósiles del suelo marino, reveló que cada 100.000 años se producía un notable aumento de las cantidades de CO2 almacenadas en los mares. Ello sugiere todo que ese dióxido de carbono es extraído de la atmósfera, lo cual explicaría un descenso de las temperaturas y la consiguiente aparición del hielo.
¿Respiran los océanos?

“Podemos pensar que los océanos inhalan y exhalan dióxido de carbono; por lo que cuando las capas de hielo son más grandes, es porque los océanos han inhalado dióxido de carbono de la atmósfera, y cuando son placas más pequeñas y la temperatura global aumenta, es porque los océanos han exhalado- comenta la profesora Lear, en utilizando una bella y acertada metáfora. Al analizar los fósiles de criaturas diminutas en el fondo del océano, hemos demostrado que cuando las capas de hielo estaban avanzando y retrocediendo cada 100.000 años, los océanos estaban inhalando más dióxido de carbono en los periodos fríos, lo que sugiere que hubo menos cantidad en la atmósfera”.

Flickr

Actualmente nuestro planeta se encuentra en una preocupante situación con respecto a su temperatura y a los niveles de CO2 en la atmósfera. Ni siquiera la asombrosa y purificadora “respiración” de los oceanos es suficiente para resolver el problema. Precisamente este miércoles informábamos en esta misma web sobre la presentación del Boletin Anual sobre los gases de efecto invernadero, en la que se alertó de la gravedad de la situación climática actual. Uno de los grandes problemas, precisamente, era la saturación de estos mecanismos de absorción del CO2, que empezaban a ser insuficientes frente a la altísima concentración del gas. La última edad de hielo terminó hace unos 11.000 años. A día de hoy, con la creciente distorsión artificial que está produciendo el exceso de CO2 en la atmósfera, no hay manera de predecir como seguirá desarrollándose el ciclo climático de la Tierra. De momento, estamos provocando que nuestros océanos empiecen a respirar con cierta dificultad.

“El inicio de una nueva era”: la concentración de CO2 y las temperaturas asustan a los científicos

https://actualidad.rt.com/a

La concentración atmosférica de dióxido de carbono (CO2), el más peligroso de los gases que contribuyen a crear el efecto invernadero, ha alcanzado en 2015 un nuevo y preocupante umbral, el de las 400 partes por millón. La cifra es meramente simbólica pero denota una realidad lo suficientemente preocupante para que los expertos hayan dado la voz de alarma, señalando que, además, el año 2015 ha sido el año más cálido desde que empezaron a registrarse las temperaturas en 1880, según informa el portal ‘Climate Home‘.

El año 2015 hará historia por haber marcado una nueva era climática

Uno de esos expertos es Petteri Taalas, secretario general de la Organización Mundial de Meteorología (OMM), que durante la presentación del Boletin Anual sobre los gases de efecto invernadero confirmó la nueva y amenazante tasa media de concentración de CO2 y se refirió a ella como “el principio de un nuevo paradigma para el planeta y todos los que vivimos en él”. El propio Taalas añadió que “El año 2015 inauguró una nueva era de optimismo y de acción por el clima con el acuerdo sobre el cambio climático alcanzado en París. Pero también hará historia por haber marcado una nueva era climática, en la que las concentraciones de gases de efecto invernadero han alcanzado niveles sin precedentes“.

El secretario general de la OMM indicó es que es “sumamente importante” que el Acuerdo de París entre en vigor el 4 de noviembre, mucho antes de la fecha prevista, y que se acelere su aplicación,
Sigue leyendo “El inicio de una nueva era”: la concentración de CO2 y las temperaturas asustan a los científicos