Archivos de la categoría darwinismo-BIOLOGIA

LOS ESPERMATOZOIDES TIENEN UNA COLA BASTANTE COMPLEJA

La estructura hallada en la cola del espermatozoide. Foto U. Gotemburgo

Aunque es esencial para la reproducción humana y ha sido estudiado en detalle, cuál no sería la sorpresa de científicos que al estudiar espermatozoides encontraron una extraña estructura en la cola.

Mediante tomografía crioelectrónica, que permite tener las células congeladas en hielo sin agregar químicos, pudiéndose observar incluso las proteínas dentro de la célula, los investigadores detectaron una nanoestructura en la cola del espermatozoide.

La cola es una máquina muy compleja, compuesta por miles de diferentes tipos de bloques constitutivos, dentro de los cuales las llamadas tubulinas, unos microtúbulos en los que miles de moto-proteínas (moléculas que se pueden mover) están adheridas, halan la cola, se dobla y el espermatozoide puede nadar hacia el óvulo.

“Es increíble que funcione. El movimiento de miles de moto-proteínas tiene que estar muy coordinado para que el espermatozoide pueda nadar”, explicó Johanna Höög, investigadora de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), quien lideró el estudio.

La intención del estudio era estudiar cómo aparecían las colas de los espermatozoides en 3D, para conocer más acerca de su funcionamiento.

“Cuando miramos las primeras imágenes, detectamos algo que nunca habíamos visto dentro de los microtúbulos: una espiral desde la punta del espermatozoide y cerca de 1/10 del tamaño de la cola”.

¿Para qué sirve? ¿Qué es? No se sabe. Los investigadores creen que ayuda a que el espermatozoide se enfoque en nadar rápido hacia el óvulo.

POR RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ
http://www.periodicoelnuevomundo.com/2018/02/los-espermatozoides-tienen-una-cola.html

ASOMBROSO DESCUBRIMIENTO REVELA QUE HORMIGAS QUE SON HERIDAS EN COMBATE RECIBEN TRATAMIENTO DE OTRAS HORMIGAS; LLLEGANDO A SALVAR HASTA EL 70% DE LOS HERIDOS EN UN COMBATE

El espíritu gregario de las hormigas es difícil de superar y un reciente estudio sugiere que las hormigas incluso son capaces de tratar a sus heridos para que éstos se recuperen. Las hormigas, al cazar termitas, pueden sufrir graves heridas que podrían significar el fin de los “soldados”, pero algunos de ellos logran salvarse gracias al tratamiento que reciben.

Las hormigas africanas Megaponera analis realizan redadas para identificar colonias de termitas que pueden servirles de alimento. En estas redadas, las hormigas exploradoras, que son un grupo reducido dentro de la colonia, pueden llegar a salir heridas.Investigadores de la Universidad de Würzburg en Alemania descubrieron que después de las batallas, algunas de estas hormigas pierden extremidades y resultan heridas. Sin embargo, ocurre que otras hormigas llegan a su ayuda y las cargan a sus nidos. Ya en casa, las hormigas heridas reciben atención de sus camaradas que limpian sus heridas lamiéndolas. Como lo sabe instintivamente un niño, la saliva es curativa.

Este hallazgo constituye la primera vez que se observa en la naturaleza que otro animal que no sea el ser humano trate médicamente a sus heridos. Existen caso anecdóticos entre primates, entre madre e hijo, pero no han sido encontrados como algo sistemático.

Los tratamientos médicos entre las hormigas reducen la mortalidad en un 70%, probablemente debido a infecciones, según los investigadores.  Notablemente, las hormigas que se saben mortalmente heridas, rechazan el tratamiento y aquellas que tienen heridas más ligeras se comportan de manera frenética para llamar la atención de las rescatistas. Presumiblemente esto para hacer más eficiente el trabajo de la colonia -lo cual es su único interés- y evitarle esfuerzos en vano. De alguna manera en estos insectos sociales su sistema inmune es externo: yace en la totalidad de la colonia que se cuida entre sí.

http://pijamasurf.com/2018/02/descubren_que_las_hormigas_tienen_quotmedicosquot_que_tratan_a_heridos_despues_de_combates/

La especie humana ya ha alcanzado sus límites físicos

No vivirá más tiempo, ni será más alta, ni superará sus récords deportivos
La especie humana ha alcanzado ya sus límites físicos: no vivirá más tiempo, no será más alta ni tampoco alcanzará significativos récords deportivos, según un estudio que analizó las tendencias históricas de estos indicadores biológicos de los humanos. Su nuevo reto es conservar estos logros a pesar del cambio climático.

Los seres humanos no podemos vivir más de 150 años y tampoco ser más altos o alcanzar significativos récords deportivos, según un estudio del IRMES (Institut de Recherche bio-Médicale et d’Epidémiologie du Sport) que publica la revista Frontiers in Physiology.

Analizando las tendencias históricas de tres indicadores principales, los récords deportivos mundiales (máximo rendimiento físico), la estatura adulta y la duración máxima de la vida, los investigadores han descubierto que esos indicadores están cayendo desde hace 20 años, confirmando así que los límites biológicos de nuestra especie ya se han alcanzado.

Los autores reseñan que los récords deportivos progresaron considerablemente hasta finales del siglo XX, excepto durante la Primera Guerra Mundial, pero que los últimos datos muestran una ralentización generalalizada, tanto en frecuencia como en mejores marcas, para todos los eventos cronométricos y métricos olímpicos.

Añaden que, a pesar del retraso medio de 30 años entre el comienzo de la competencia deportiva entre hombres y mujeres, los logros de las mujeres también comenzaron a estabilizarse desde mediados de la década de 1980.

Por eso concluyen que, salvo que se produzcan cambios futuros en las reglas deportivas  o mejoras tecnológicas significativas, las máximas obtenidas después de una progresión de marcas el siglo pasado, pueden indicar los límites físicos del Homo sapiens.

Esperanza de vida y estatura

Los investigadores señalan además que la esperanza de vida progresó aceleradamente en el siglo pasado, pero que el límite de longevidad lo sigue ostentando la francesa Jeanne Calment, que murió hace 21 años a la edad de 122 años (y 164 días).

Después de Calment, nadie se ha aproximado a esa edad y por eso los investigadores consideran que esta centenaria ha fijado el límite biológico potencial de nuestra especie en términos de longevidad. Desde 1997, nadie ha vivido más de 120 años, destacan los autores.

Respecto a la estatura, recuerdan que mujeres y hombres han ganado, respectivamente, 8 y 9 centímetros en 100 años. Pero que desde hace 30 años, estos indicadores se han estabilizado.

Ya nadie crece más y Holanda se lleva la palma con 1,82 metros para los hombres y 1,68 metros para las mujeres, sin que esos límites se superen desde hace 20 años. Una buena alimentación y los espectaculares progresos médicos explican este progreso de la especie.

Factores ambientales

Constatan asimismo que nuestra especie está en declive debido a los factores ambientales. El calentamiento global, que provoca escasez de recursos y acidificación de los océanos, es una de las causas del estancamiento físico de nuestra especie, y no hay esperanzas de que la situación climática mejore.

La inestabilidad que generan estos cambios es claramente perceptible en el descenso de la estatura en los países afectados por el hambre (Egipto), en la disminución de la esperanza de vida en algunos grupos humanos (mujeres euro-americanas en Estados Unidos, hombres en Rusia); en el aumento del sedentarismo y en el retroceso de la resistencia a enfermedades en los niños observado en la mayoría de los países desarrollados, añade esta investigación.

Ahora, el principal desafío de la especie no es tanto trascender los límites alcanzados, sino mantener los estándares conseguidos a pesar de las adversidades del entorno, como por ejemplo el cambio climático, concluyen los autores.

Este estudio no es el primero que alerta de esta frontera biológica. Un artículo publicado en 2016 en la revista Nature, reveló que la edad máxima alcanzada por la especie se ha establecido en los 115 años y que la posibilidad de superar los 125 años de edad es muy improbable, a tenor de los datos demográficos de unos cuarenta países.

 

Referencia

Are We Reaching the Limits of Homo sapiens? Frontiers in Physiology, 24 October 2017 | https://doi.org/10.3389/fphys.2017.00812

https://www.tendencias21.net/La-especie-humana-ya-ha-alcanzado-sus-limites-fisicos_a44387.html

La posible existencia de la araña gigante congoleña

Las arañas gigantes pudieran existir — esas que han salido arrastrándose de las peores pesadillas. Estas decomunales criaturas se las conoce como la “J’ba fofi ” (araña gigante, que se pronuncia ch-bah foo fee) en África Central.

Mucha gente podrían definir una araña gigante como uno que es más grande que su mano. Algunos pueden pensar en grande e imaginar la terrible araña “Goliath” que se alimenta de pájaros y que habitan en los rincones más oscuros de la antigua selva amazónica. Ese terror de ocho patas abarca la friolera cantidad de 35 centímetros y tiene un temperamento feroz.

Desafortunadamente, estas personas no están pensando lo suficientemente grande.

¿Crees que esta es un araña gigante? Piénsalo de nuevo.

La araña gigante congoleña

El tamaño de la araña gigante congoleña — si se incluyen sus patas — se dice que es de hasta 1.5 metros de ancho.

Según los cryptozoologistas (investigadores que estudian criaturas desconocidas que no han sido reconocidos por la ciencia ortodoxa), la mayor parte de la J’ba fofi habita en el Congo. Los nativos cuentan historias de gigantes telarañas/nidos que las arañas construyen, similares a una trampa de araña.

La mayor parte de las muchos historias anecdóticas describen a las arañas cavando un túnel superficial bajo las raíces de los árboles y camuflandolo con una gran cama de hojas. Entonces crean una red casi invisible entre su madriguera y un árbol cercano, poniéndole trampas en todo esto con una red de hilos de alerta. Alguna desventurada criatura — que pronto terminará en el menú — disparará el hilo alertando a la araña. La víctima será perseguida dentro de la red. Este atrapamiento predatorio es similar a algunas especies de tarántula.

 Mantenerse a distancia de estas trampas es lo ideal, a no ser que quieras convertirte en su cena.

Presumiblemente, los huevos de la J’ba fofi son de un color amarillo-blanco pálido y con forma de maní. Los nativo afirman que las crías son de color amarillo brillante con un abdomen de color púrpura. Su coloración se vuelve más oscuro y marrón a medida que maduran.

Algunos de los nativos indígenas de las regiones en el Congo donde el J’ba fofi se ha visto afirman que la araña era una vez muy común, pero con el pasar del tiempo se ha vuelto muy poco frecuente.

Sigue leyendo La posible existencia de la araña gigante congoleña

Los sorprendentes seres vivientes más antiguos del mundo

Los sorprendentes seres vivientes más antiguos del mundo
La Yareta

El Planeta Tierra es sorprendente. Además de ser nuestro hogar lo es de muchas otras especies. Algunas de ellas han logrado sobrevivir durante miles de años.

Mientras que el récord de longevidad humana pertenece a Jeanne Calment, quien vivió 122 años y 164 días, seres vivos de otras especies, y otros reinos, ostentan récords impresionantes.

Árboles majestuosos que son celebridades
Resulta indiscutible la importancia que tienen los árboles en la Tierra; ya sea por sus propiedades, el equilibrio que aportan a la frágil vida de este planeta, por los ecosistemas que conforman; así como por su belleza, sus imponentes tamaños y sus valiosos frutos.

En otra ocasión conocimos algunos de los árboles más antiguos del mundo y que prácticamente son “celebridades”. Ahí encontramos especímenes que rondan los 2 a 4 mil años de antigüedad, como el Castaño de los cien caballos, el sagrado Bodhi, el Tule en Oxaca, México y el que es considerado el más antiguo de todos: Matusalén.

A pesar de la majestuosidad de estos árboles no son los únicos seres vivientes que han vivido miles de años en la Tierra. Con esto en mente repasamos el trabajo de Raquel Sussman, fotógrafa que ha dedicado parte de su carrera a visitar y retratar a los seres más antiguos del planeta. Ella explica sobre su libro “The Oldest Living Things in the World”, que recolecta sus fotografías, que se trata de “un registro y celebración del pasado, un llamado de acción al presente y barómetro de nuestro futuro”. A través de sus páginas podemos conocer algunos de los seres más antiguos que habitan la Tierra:

Pando, el bosque de los clones

A simple vista, Pando parece un bosque, sin embargo, se trata de un único álamo temblón masculino (Populus tremuloides). Se ubica en Utah, Estados Unidos y su edad se ha calculado entre los 80, 000 años. A partir de marcadores genéticos se ha determinado que toda esta colonia clonal forma parte de un único organismo viviente. Su sistema masivo de raíces bajo tierra es responsable de que se le vea como un bosque. Los grupos clonales de esta especie son comunes al este de Norteamérica aunque no son tan grandes como Pando, que abarca 47 hectáreas, conteniendo más de 47,000 tallos. Se le considera, además, el organismo más grande conocido de la Tierra.

La Yareta

(Imagen de portada)

Nativa de Sudamérica, a esta especie (Azorella compacta) se le puede encontrar en Perú, Bolivia, Chile y el oeste de Argentina. Hay un espécimen que se encuentra en el Desierto Atacama de Chile al que se le han calculado unos 3,000 años de antigüedad. Sin duda sus extrañas formas y su longevidad lo hacen muy llamativo.

Jomon Sugi

Jomon Sugi

Este precioso árbol milenario de la especie Cryptomeria japonica se encuentra en Yakushima, Japón. Este ejemplar es el más grande y el más antiguo de los bosques de la isla; isla que, por cierto, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993. Se estima que el Jomon Sugi tiene 2,000 años, aunque otros cálculos oscilan entre los 5 y 7 mil años. Tiene una altura de 25.3 metros y un perímetro de 16.4.

Coral cerebro

Ubicado en Tobago, este denominado “coral cerebro”, que pertenece a la familia de corales Mussidae, es uno de los más grandes y más antiguos corales hasta ahora conocidos. Se trata de una enorme colonia que llega a medir 3 metros por 5.3, está conformado por millones de corales y se estima que tiene unos 2,000 años.

El bosque subterráneo

En Pretoria, Sudáfrica se encuentran los llamados bosques subterráneos. Se trata de un fenómeno sorprendente en el cual los árboles se adaptaron para vivir debajo de la tierra debido al clima árido en la superficie. Se estima que el bosque subterráneo más antiguo tiene 13,000 años de edad.

Yuca de Mojave

La yuca de Mojave (Yucca schidigera) es una especie de pequeño árbol perteneciente a la familia Asparagaceae nativa del Desierto de Mojave en California. Se estima que algunas de las colonias circulares clonales que han formado oscilan entre los 12,000 años de edad.

Los seres vivientes más antiguos del mundo

Por supuesto estos nos son los únicos seres vivientes que han vivido miles de años, pero los anteriores nos ayudan a comprender la importancia de preservar la vida, no solo de estos especímenes antiguos, sino de proteger la vida misma en el hermoso planeta Tierra que nos tocó compartir con estos seres.

Como los demás reinos de la naturaleza, **el reino vegetal o plantae también sufre la extinción de sus especies**.

Los mosquitos son capaces de recordarte si los atacaste

Según un estudio publicado en Current Biology por investigadores de la Universidad de Washington, los mosquitos podría ser más prudentes con quienes les atacan para repeler su picada. Al parecer, son capaces de asociar un olor particular de una víctima con una alta probabilidad de ser aplastados la próxima vez que se aproximen.

Mosquito

© BBC

Recuerdo olfativo

Ya se sabía que los mosquitos no deciden a quién morder al azar, sino que muestran preferencias obvias hacia algunas personas sobre otras. Lo que se ignoraba era cómo podía influir el aprendizaje en las preferencias de los mosquitos.

Como primer paso, entrenaron a los mosquitos emparejando el olor de una persona o especie animal en particular (una rata frente a un pollo) con un choque mecánico. Los investigadores también pegaron a los mosquitos a un soporte personalizado impreso en 3D que permitía a los insectos volar mientras se registraba su actividad de las neuronas en el centro olfativo del cerebro. Tal y como lo explica Jeffrey Riffell, de la Universidad de Washington, en Seattle:

Una vez que los mosquitos aprendieron los olores de una manera aversiva, esos olores causaron respuestas aversivas en el mismo orden que las respuestas a DEET, que es uno de los repelentes de mosquitos más efectivos. Además, los mosquitos recuerdan los olores aprendidos durante días.

Los hallazgos pueden tener implicaciones importantes para el control de mosquitos y la transmisión de enfermedades transmitidas por mosquitos.

Al comprender cómo están tomando decisiones los mosquitos sobre a quién picar, y cómo influye el aprendizaje en esos comportamientos, podemos entender mejor los genes y las bases neuronales de los comportamientos. Esto podría conducir a herramientas más efectivas para el control de mosquitos

https://es.sott.net/article/57950-Los-mosquitos-son-capaces-de-recordarte-si-los-atacaste

El extraño caso de un niño en China que tiene visión nocturna

Por Pijamasurf

ETIQUETADO COMO “EL NIÑO DE LAS ESTRELLAS” DE CHINA, NONG YOUHUI ES UN CASO SORPRENDENTE: SUS OJOS FULGURAN EN LA OSCURIDAD Y ES CAPAZ DE VER CLARAMENTE AÚN EN ESCENARIOS COMPLETAMENTE OSCUROS.

La misteriosa condición de Nong Youhui ha sorprendido a los doctores de Dahua, al sur de China. Se trata de un extraño fulgor que emiten sus ojos, un azul intensamente brillante, lo cual le ha valido el sobrenombre popular de “el niño gato”. Otros sugieren que este joven podría ser un caso similar al famoso “niño de las estrellas”, y que su información genética es una mezcla de ADN humano con ADN de un ser extraterrestre. pero más allá de especulaciones desbordadas, lo cierto es que se ha comprobado que Nong Youhui puede ver, o incluso leer, con notable claridad aún dentro de un cuarto completamente oscuro.

ANUNCIAN CUÁNDO SE EXTINGUIRÁ POR COMPLETO EL CROMOSOMA MASCULINO

El cromosoma Y, necesario para trasmitir la información genética de los varones, se encuentra en un proceso de degradación inevitable.

 

El cromosoma masculino Y se encuentra en vías de extinción y está destinado a desaparecer en 4,6 millones de años, sostienen el profesor en genética Darren Griffin y Peter Ellis, experto en biología molecular y reproducción de la Universidad de Kent (Reino Unido) en un artículo conjunto publicado en The Conversation.

El cromosoma Y es el encargado de transmitir el gen SRY, que a su vez determina el desarrollo de los atributos masculinos (XY) en el embrión. A pesar de esta importante función, el cromosoma Y no posee información genética esencial para la vida del organismo. De hecho, su ausencia en el cuerpo femenino (XX) demuestra que no es indispensable.

Único ejemplar

Originalmente, con la aparición de los primeros mamíferos hace unos 166 millones de años, tanto el cromosoma X como el Y eran del mismo tamaño y contenían la misma información. Sin embargo, a diferencia de todos los demás cromosomas del organismo, presentes en dos ejemplares en cada célula, el cromosoma Y se encuentra en un único ejemplar, transmitido de padre a hijo.

Por esta razón, el cromosoma Y no puede contar con el proceso de recombinación genética, necesario para reparar y eliminar las mutaciones genéticas dañinas en cada generación, a partir de la copia preservada. De esta forma, el cromosoma Y sufre el efecto acumulativo de la degeneración a lo largo de las generaciones y está destinado a perderse por completo del genoma humano.

¿Un futuro sin hombres?

Sin embargo, otro estudio realizado por investigadores daneses demostró que el cromosoma Y ha desarrollado unas estructuras atípicas llamadas palíndromos, consistentes en secuencias de ADN que se leen igual en ambos sentidos, como por ejemplo la frase ‘anula la Luna’. Este proceso permite frenar la degradación y reparar los genes dañados a partir de un gen intacto.

En cualquier caso, Griffin y Ellis opinan que si la degradación del cromosoma Y siguiera su curso hasta la pérdida completa del mismo, el gen SRY se mudaría a otro cromosoma para garantizar la subsistencia de los varones.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2018/01/anuncian-cuando-se-extinguira-por.html

Los científicos encuentran plantas que pueden sentir el mundo a su alrededor

Un estudio pionero muestra cómo las plantas sienten el mundo.Los expertos observan cómo las plantas no son muy diferentes a los humanos.

Mientras más buscamos, más descubrimos cómo todo en la Tierra está conectado. Nuestro planeta está conectado más de lo que imaginamos.

Un pequeño grupo de proteínas clave interactúa entre sí para establecer cómo las plantas muestran sensibilidad al mundo que les rodea, según un estudio científico que describe cómo las plantas sienten el mundo.

A pesar del hecho de que las plantas carecen de ojos y oídos, aún pueden ver, oír, oler y responder a las señales y riesgos ambientales, especialmente a los patógenos virulentos, señalan los investigadores.

Las plantas pueden lograr esto con la ayuda de cientos de proteínas de membrana que pueden detectar microbios u otras tensiones.

Los expertos han descubierto que solo una pequeña parte de estas proteínas sensibles se ha estudiado a través de la genética clásica, y el conocimiento sobre cómo funcionan estos sensores formando redes complejas entre sí es escaso.

Ahora, un equipo mundial de científicos ha ideado el primer mapa de red para 200 de estas proteínas.

El mapa muestra cómo algunas proteínas esenciales actúan como nodos maestros críticos para la integridad de la red, y el mapa también revela un conjunto de interacciones desconocidas.

“Este es un trabajo pionero para clasificar la primera capa de intercomunicaciones entre estas proteínas”, dijo Mukhtar, profesor asistente de  biología  en la Facultad de Artes y Ciencias dela UAB  .

“La comprensión de estas interacciones podría conducir a formas de aumentar la resistencia de una planta a los patógenos u otras tensiones como el calor, la sequía, la salinidad o el choque de frío.Esto también puede proporcionar una hoja de ruta para futuros estudios de científicos de todo el mundo “.

El grupo de científicos de Europa, Canadá y los Estados Unidos fue dirigido por Youssef Belkhadir, del Instituto Gregor Mendel de Biología Molecular de Plantas, en Viena.

El estudio ha sido publicado recientemente en la revista Nature.

El nuevo mapa de red de interacción integral se centró en una de las clases más importantes de estas proteínas de detección: las quinasas receptoras repetitivas ricas en leucina, o las quinasas receptoras de LRR, que son estructuralmente similares a los receptores tipo Toll humanos.

Los científicos han identificado las quinasas receptoras de LRR como una familia de proteínas en plantas y animales que son los principales responsables de detectar el medio ambiente.

En las plantas, tienen un dominio extracelular de la proteína, que se extiende más allá de la membrana celular, que tiene la capacidad de reconocer señales químicas, como las hormonas de crecimiento o las porciones proteicas de los patógenos.

Los receptores quinasas luego inician respuestas a estas señales dentro de la célula, usando un dominio intracelular de la proteína.

Por ejemplo, la planta Arabidopsis thaliana tiene más de 600 receptores quinasas diferentes, 50 veces más que los seres humanos comunes, que son fundamentales para el crecimiento, el desarrollo, la inmunidad y la respuesta al estrés de las plantas.

Hasta ahora, solo un puñado de estos receptores tenía funciones conocidas, y se sabía poco acerca de cómo los receptores interactúan entre sí para coordinar respuestas a señales a menudo contradictorias.

Fuente:  una red extracelular de receptores de repetición ricos en leucina ricos en Arabidopsis

Esta mandíbula neandertal es un ‘expediente X’

<p>Vista superior de la mandíbula de Montmaurin-La Niche / José María Bermúdez de Castro</p>

Vista superior de la mandíbula de Montmaurin-La Niche / José María Bermúdez de Castro

Un equipo de científicos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), liderado por José María Bermúdez de Castro, junto con la investigadora francesa Amélie Vialet, del Museo de Historia Natural de Paris, acaba de publicar en la revista PLOS ONE un artículo sobre la mandíbula del Pleistoceno Medio de Mountmaurin-La Niche (Francia), que desvela la complejidad del origen de los neandertales.

Esta mandíbula fue encontrada por Raoul Cammas el 18 de junio de 1949, en las cavidades cársticas de Mountmaurin dentro de la cueva La Niche, donde aparecieron herramientas de piedra y restos fósiles de diferentes especies de cánidos, équidos y úrsidos que ayudaron a situarla en el tiempo.

La presunta antigüedad de esta mandíbula, entre 200.000 y 240.000 años, hacía presumir una estrecha similitud morfológica con la mandíbula de los neandertales europeos, particularmente en los dientes; pero las técnicas matemáticas aplicadas al estudio de una muestra muy amplia de mandíbulas, incluido un grupo de ejemplares africanos recientes, revela que se alinea con los especímenes más arcaicos de Europa, incluidos los de Dmanisi.

Durante dos décadas, esta mandíbula es considerada el resto fósil humano más antiguo encontrado en Francia

“Nos encontramos con una mandíbula arcaica y unas piezas dentales que taxonómicamente son indiscutiblemente neandertales, lo que viene a respaldar la hipótesis de que la evolución del linaje neandertal no fue lineal sino en mosaico”, explica Bermúdez de Castro.

Coexistencia de varios linajes de homininos

Considerada el resto fósil humano más antiguo encontrado en Francia durante dos décadas, la mandíbula ha formado parte de diferentes estudios comparativos, destacando la descripción publicada por G. Billy y Henri V. Vallois en 1977. El estudio fue realizado hace más 40 años, en el marco de cuanto se conocía entonces y de las teorías vigentes sobre la colonización del continente europeo.

Pero, la evolución humana en Europa fue sin duda mucho más compleja de lo que se pensaba hace tan solo un par de décadas, como se explica en esta artículo titulado A reassessment of the Montmaurin-La Niche mandible (Haute Garonne, France) in the context of European Pleistocene human evolution, en el que también han participado Mario Modesto, María Martinón-Torres y Marina Martínez de Pinillos.

La evolución humana en Europa fue sin duda mucho más compleja de lo que se pensaba

La posibilidad de que hubieran coexistido al menos un par de linajes de homininos, y de que el mestizaje, los aislamientos prolongados, la deriva genética y otros procesos fueran habituales en el Pleistoceno Medio de Europa va cobrando fuerza, a la par que se abandonan hipótesis lineales, como la “acreción”.

“El surgimiento de los neandertales clásicos del Pleistoceno Tardío es una cuestión a la que no se puede dar carpetazo. Quedan muchos interrogantes, y la mandíbula de Montmaurin-La Niche se suma ahora a la lista de expedientes X”, concluye Bermúdez de Castro.

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Esta-mandibula-neandertal-es-un-expediente-X

La relación entre el mito de Adán y Eva y la historia de la evolución de la humanidad

Portada - ‘Adán y Eva’ (c. 1640) óleo de Jacob Jordaens. Fuente: Dominio público

Los antepasados masculinos y femeninos comunes del ser humano son popularmente conocidos como “Adán genético” y “Eva genética”.  Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sheffield afirma que todos los hombres pueden remontar sus orígenes a un antepasado masculino, ‘Adán’, que vivió hace aproximadamente 209.000 años. Esto sitúa a ‘Adán’ en el mismo marco temporal que ‘Eva’ – la ‘madre de todas las mujeres’ y proporciona la prueba de la existencia de unos ‘Adán y Eva’ prehistóricos .

Los doctores Eran Elhaik y Dan Graur hicieron uso de modelos biológicos convencionales para descubrir el período en el cual vivió nuestro antepasado masculino común, ‘Adán’. Sus resultados sitúan la vida de Adán en un período muy anterior a lo que se creía hasta entonces. Una investigación previa determinó que ‘Adán’ habría vivido hace 135.000 años.

Pintura de Manafi al-Hayawan (‘Los animales útiles’) que representa a Adán y Eva. Descubierta en Maragh, Irán mongol. (Dominio público)

Pintura de Manafi al-Hayawan (‘Los animales útiles’) que representa a Adán y Eva. Descubierta en Maragh, Irán mongol. (Dominio público )

La identidad de Adán fue descubierta mediante el análisis del cromosoma Y. Se trata de un conjunto de genes que se transmiten casi intactos del padre a los hijos varones, lo que significa que las mutaciones presentes en el cromosoma Y se pueden utilizar para rastrear el linaje masculino hasta el padre de todos los hombres. David Poznik ha explicado, no obstante, que el término ‘Adán genético’ es engañoso, ya que este hombre ancestral no estaba solo, existían otros hombres en su tiempo. Lo que sucedió es que los cromosomas Y de estos últimos se perdieron con el paso del tiempo al extinguirse sus linajes masculinos.

Los resultados de este estudio también contradicen la afirmación de que cromosoma Y humano se originó en una especie diferente que surgió a través del mestizaje. Los hallazgos demuestran que la existencia de ‘Adán’ se produjo en el mismo período de tiempo que la de “Eva.” En palabras del Dr. Elhaik:

Sigue leyendo La relación entre el mito de Adán y Eva y la historia de la evolución de la humanidad